La polémica ley permite a las diferentes dependencias de gobierno de EE.UU. solicitar datos personales de usuarios sin intermediarios. 

Ayer por la tarde el Senado de Estados Unido votó mayoritariamente a favor de aprobar la Ley de Seguridad Cibernética de Intercambio de Información (CISA, por sus siglas en inglés). Se trata de un proyecto de ley que, de seguir avanzando, alentará a las empresas tecnológicas a compartir los datos de sus usuarios con las dependencias gubernamentales sin necesidad de contar con la aprobación previa de un juez.

La CISA otorga beneficios y mayor protección gubernamental en materia de seguridad a las empresas que decidan compartir su información con el Departamento de Seguridad Nacional, buscando  “mejorar la seguridad cibernética de Estados Unidos”. En pocas palabras, el proyecto de ley busca canalizar una enorme cantidad de información confidencial en manos del gobierno norteamericano.

Después de darse a conocer la noticia, Edward Snowden publicó en su cuenta de Twitter un mensaje: “Reporte: Los bancos y las empresas de telecomunicaciones son ahora más felices con CISA, mientras que la gente está decepcionada”.

La noticia no pasó desapercibida por los medios tecnológicos de Estados Unidos, que de inmediato catalogaron la decisión del Senado como un duro golpe a la privacidad de los ciudadanos. A pesar de que la ley había estado cerca de aprobarse en diferentes momentos en los últimos años, el Senado se había abstenido de abordarla por las críticas que despertaba. Sin embargo, la campaña que inició el gobierno de Obama recientemente para alertar sobre el crecimiento de los ciberataques internacionales, señalando constantemente que Estados Unidos se había quedado rezagado en esta nueva “Guerra Fría virtual”, ha precipitado su aprobación.

Aún con la aprobación del Senado, la CISA todavía no se ha convertido en ley, es necesario que se apruebe por un comité de expertos antes de ser presentadas al presidente Obama para su aprobación final.

fuente The Next Web

temas