Desde hace años diversos gobiernos han buscado desarrollar un software de reconocimiento facial eficiente, y hace unos meses el FBI presentó su nuevo sistema conocido como Next Generation Identification (NGI). Lamentablemente para ellos, su innovación es inferior a una función similar que se usa en Facebook. 

El plan del FBI es que NGI comience a funcionar este verano, y para finales del año contar con una base de datos de 52 millones de fotos proporcionadas por estaciones de policía de todo Estados Unidos. Sin embargo, una filtración dada a conocer por la Electronic Frontier Foundation sugiere que el servicio de NGI no tan bueno como se promete, debido a que cuando se intenta identificar a una persona, el software entrega una lista de 50 posibles identidades del sospechoso con 85% de probabilidad de que la persona buscada aparezca en la lista.

Comparado con el sistema Deep Face de Facebook, que cuenta con un 97% de precisión, el programa del FBI queda bastante mal parado. Una de las razones por las que ocurre esto se debe a que los usuarios de la red social suelen utilizar imágenes de mejor calidad que las fotos de los hampones con las que cuenta el FBI. Y es que muchas de imágenes que posee la policía son tomadas de cámaras de seguridad, así que las fotos tienen poca iluminación, se ven desde ángulos que distorsionan los rostros o están muy pixeladas.

Facebook-reconocimiento-facial
Sistema de reconocimiento facial de Facebook

Además, Facebook cuenta con una base de datos en imágenes estimada en 250 mil millones de fotos, una cifra mucho mayor que la del FBI. Otra de las ventajas de la red social es que Deep Face utiliza un algoritmo que permite identificar a la persona  cuestión, tomando en cuenta únicamente a los amigos del usuario que se pretende etiquetar en una foto. Claro que al final de cuentas no es lo mismo que el programa de Facebook se equivoque al etiquetar a una persona, que el FBI señale como culpable de un crimen a un ciudadano.

Por lo pronto el FBI señaló que usará NGI sólo como una forma de iniciar una investigación, pero no podrá fincar responsabilidades penales utilizando este método como base para la acusación. Sea como sea, es indudable que la carrera por contar con una enorme base de datos de rostros, que a la larga puede traer consecuencias con respecto a la privacidad de las personas, ya ha iniciado.

vía The Verge

fuente EFF

temas