La llamada Ley de Geolocalización fue aprobada en marzo del 2012 sin mucho aspaviento. De acuerdo a ella, la PGR tiene la facultad de rastrear a sospechosos en casos de delincuencia organizada, secuestro o extorsión, sin mediar autorización de un juez. La Comisión Nacional de Derechos Humanos, gracias a presiones ciudadanas, promovió una acción de inconstitucionalidad en contra de esta ley, que al momento se discute en la Suprema Corte de Justicia. Se han emitido muchas opiniones al respecto, pero ¿realmente en qué nos afecta una ley como ésta?, ¿por qué atenta contra los Derechos Humanos?

¿Qué es la geolocalización?

La geolocalización es un sistema que combina datos geográficos con software y hardware especializado de manera que un aparato que emita una señal GPS (Sistema de Posicionamiento Global) puede ser localizado en un sistema de coordenadas. Esto se logra gracias al posicionamiento de diversos satélites alrededor de la Tierra y entre otras cosas, es el principio que hace funcionar a Google Maps en todo el mundo.

De unos años a la fecha todos los smartphones incluyen un GPS. De manera que los usuarios pueden encontrar su ubicación en un mapa. Sin lugar a dudas, el sistema GPS es un avance significativo de los dispositivos móviles, pues nos ayuda a planear rutas, encontrar la estación, la tienda o la calle que estamos buscando, o hallar a una persona que nos ha mandado su ubicación.

Geolocalización-02

Sin embargo, es obvio que un sistema de este tipo puede convertirse en punta de lanza de un espionaje masivo en línea. De manera que el gobierno, o una institución privada pueden saber en dónde estamos todo el tiempo. Claramente, esta información puede ser usada de manera irresponsable y plantear una serie de problemáticas éticas, políticas y sociales que afectan nuestra vida diaria. A continuación te presentamos una lista de razones por las cuales la Ley de Geolocalización en México es un grave atentado del gobierno mexicano en contra de sus ciudadanos.

La fantasía de la seguridad

Cuando una persona se siente amenazada puede llevar a cabo acciones desesperadas para sentirse segura. En las condiciones actuales, el gobierno mexicano está imposibilitado para ofrecer seguridad a todos sus ciudadanos, y esto causa una gama diversa de reacciones. En Michoacán, por ejemplo, las autodefensas son una respuesta a esa incapacidad. Otro grupo de ciudadanos prefiere ceder algunos de sus derechos o incluso sus capacidades y responsabilidades humanas con tal de sentirse seguro. Al final del día, el miedo es un motivador poderoso.

Geolocalización-04

Algunas personas alegan que la Ley de Geolocalización puede ayudar a la policía a perseguir y atrapar a los delincuentes. Por su puesto, resulta benéfico para la sociedad que el crimen disminuya, pero el precio a pagar en este caso es demasiado alto. Imaginen la siguiente situación: en un pueblo hay muchos criminales que actúan en secreto o simplemente se escapan de las autoridades. El jefe de policía promete que meterá a todos los delincuentes a la cárcel en un sólo día, la única condición es que le permita hacer lo que él quiera. El pueblo, desesperado, acepta lo que pide. ¿Qué hace el policía?, mete a todos a la cárcel. Su lógica es la siguiente: “si meto a todo el pueblo a la cárcel, necesariamente habré encerrado a los criminales”. Así la PGR, que como no puede controlar a los criminales, elige controlarnos a todos.

La Ley de Geolocalización le abre la puerta a la policía para localizar, a su criterio, a todos los que ellos creen que deben ser localizados. De manera que les entregamos nuestro derecho a la privacidad como si con ello pudieran darnos seguridad. Cualquiera diría, “si el sistema funciona y la policía actúa de forma responsable, entonces está bien”. Lo cierto es que sacrificar nuestros derechos en nombre de la seguridad nos conduce a un régimen dictatorial. ¿Qué tipo de vida llevaríamos si tenemos que sacrificar nuestra libertad en nombre de una dudosa seguridad? ¿Valdría la pena estar controlados todo el tiempo porque el sistema judicial falla en encontrar a los delincuentes? ¿Por qué los ciudadanos tenemos que sacrificarnos si el que se ha mostrado inoperante es el gobierno?

El espionaje

En Estados Unidos y en el mundo entero se ha levantado una intensa polémica en torno a los sistemas de espionaje por internet de la NSA a partir de las filtraciones de Edward Snowden. En esa lógica, el gobierno estadounidense se adjudica el derecho de conocer los mensajes, los correros electrónicos y las páginas que visita cualquier persona del mundo en nombre de una supuesta “seguridad nacional”. Mientras tanto, en México se aprobó una ley igual de grave, pues le permite al gobierno localizar a quien ellos quieran en cualquier momento. Muchos conocemos el caso de Snowden, pero no todos están conscientes de la amenaza que significa esta ley en la vida de los mexicanos.

Algunos pensarán: “el que nada debe, nada teme”, pero todos y cada uno de nosotros tenemos derecho a tener una vida privada, aunque “no debamos nada”. Si alguien no quiere ser localizado, ¿eso lo convierte en criminal? ¿Es que en México todos somos culpables hasta que se demuestre lo contrario?

Geolocalización-03

Claramente podría ser positivo localizar a los criminales, como lo hacen en muchos lugares del mundo, siempre y cuando medie una orden de un juez. Si la PGR tiene la facultad de localizarnos a todos a su antojo, entonces tiene un poder desmesurado que no se puede permitir. Y como todos los mexicanos sabemos, con un gran poder se abre una puerta enorme para la corrupción.

Corrupción

Vivimos en uno de los lugares más corruptos del mundo. Además México, como algunos otros países, tiene una espeluznante historia de desapariciones forzadas, censura, persecuciones políticas y encarcelamientos injustos; y este tipo de casos se han presentado en el pasado lejano, en el pasado inmediato, en el presente y todo indica que se seguirán presentando en el futuro. Evidentemente, el hecho de que la PGR sea la responsable de este sistema de localización y espionaje no puede dejarnos para nada tranquilos.

En este contexto, tener un smartphone se vuelve potencialmente peligroso. Si el gobierno actual quisiera perpetrar desapariciones políticas o censura, podría hacerlo con mucha facilidad. De pronto, tener una opinión distinta a las políticas gubernamentales se volvería arriesgado. La corrupción es innegable, entonces ¿por qué dejamos en manos de unos corruptos nuestra localización?

Geolocalización-05

El crimen y la inseguridad en nuestro país están relacionados con políticas gubernamentales y modelos económicos que durante años han golpeado la vida de los mexicanos. Adicionalmente, nuestro sistema judicial está viciado desde sus cimientos. En México es muy difícil que se haga justicia, la mayoría de los delitos quedan impunes y las cárceles están llenas de inocentes.

Se trata de un círculo vicioso: una ley como ésta no sería necesaria en un país en el que la policía, los ministerios públicos y los jueces trabajaran de manera eficiente. En contraparte, no podemos confiar un poder tan grande a instancias que se han mostrado corruptas e inoperantes.

En suma, con la falacia de la seguridad a costa de nuestra libertad, con el espionaje que se lleva a cabo y con la corrupción reinante en todos los niveles de gobierno, la Ley de Geolocalización es claramente un atentado en contra de los ciudadanos.

Acualización (16/01/2013 – 18:05):

Es oficial: la Suprema Corte de Jusiticia de la Nación declaró constitucional la Ley de Geolocalización, en la que se faculta a la PGR para solicitar la localización de celulares sin orden judicial.

Acualización (14/01/2013 – 18:16):

Este martes 14 de enero, 8 de los 11 ministros de la Suprema Corte de Justicia se declararon a favor de que la PGR pueda espiar ciudadanos indiscriminadamente. Preveen algunas restricciones que se discutiran el 16 de enero.

vía Sopitas.com

temas