Hallan hombre desaparecido hace 22 años en Google Earth

Pero aún nadie logra entender cómo desapareció.
(Foto: Google Earth/The Guardian)

Uno nunca sabe qué (situación extraña) podrá encontrarse al abrir su navegador, tal y como le sucedió al estadounidense Barry Fay. Un día, del pasado mes de agosto, este sujeto resolvió el misterioso caso de la desaparación de un hombre -que ocurrió hace 22 años- con solo explorar el antiguo barrio en donde vivía a través de Google Earth.

También te recomendamos: Google Maps reveló la ubicación de una base militar secreta en Taiwán por error

Entoces, de acuerdo con la oficina del sheriff, Teri Barbera, de Grand Isles en Wellington, Florida, todo comenzó cuando Fay decidió, por alguna razón, revisar los alrededores de su antiguo vecindario, hacer zoom al lago ubicado detrás de su anterior casa y observar lo que parecía ser un automóvil. Desde luego, llamó su atención y decidió comunicarse con el propietario actual de la residencia. Esta persona, al enterarse del supuesto descubrimiento  utilizó un dron para examinzar de nuevo la zona y corroborar que en efecto, había un automóvil sumergido en el estanque de su propiedad. Según The Guardian, el 28 de agosto el hombre llamó a la policía y más tarde, recuperaron el carro “fuertemente calcificado”. Pero la historia no concluyó ahí. Cuando los oficiales revisaron el interior del vehículo encontraron los restos óseos de un hombre.

(Foto: Google Earth/The Guardian)

Las investigaciones consecuentes al caso revelaron que el cadáver se trataba de William Moldt, un sujeto que en noviembre de 1997 fue reportado como desaparecido y nunca más se volvió a saber él, hasta ahora. En ese entonces, Moldt tenía 40 años y, de acuerdo con el Sistema Nacional de Personas Desaparecidas y No Identificadas, la noche antes de su desaparición había acudido a un club nocturno de donde salió antes de la medianoche. Los testigos que lo observaron, dijeron no haberlo visto en estado de ebriedad o intoxicado. E incluso, se sabe que había llamado a su novia para asegurarle que volvería temprano a su casa ubicada en Lantana, Palm Beach. Pero, como ya sabemos, jamás sucedió.

“Nunca había notado nada en la costa. Jamás creí que habría un cadáver desde hace 22 años”, expresó Fay al Palm Beach Post. Lo más raro del caso, es que el automóvil con el cuerpo de Moldt se encontraba sumergido desde antes de la construcción de la residencia. Es un misterio que aún nadie logra entender.