El fundador de Microsoft concedió una entrevista en la que da a conocer sus puntos de vista sobre la actualidad mundial.

Bill Gates, en entrevista con The Finacial Times, afirmó que, a pesar de definirse como un tecnócrata, es consciente de que el Internet no es la panacea que salvará al mundo. El empresario cree que la postura de algunas otras celebridades del mundo de la tecnología empresarial, como Mark Zuckerberg o  Steve Wozniak, que sostienen que debe ser una prioridad llevar internet a todas partes del mundo, no es realmente importante en un planeta en el que el hambre o las enfermedades curables sigue siendo algunos de los principales problemas a vencer.

“¿Qué es más importante, la conectividad mundial o la vacuna contra la malaria? Si alguien piensa que la conexión con la web es la clave [para salvar al mundo], bien por él, pero yo no lo comparto”

En otros momentos el magnate de 58 años había afirmado que soñaba con un mundo en el que hubiera una PC en cada escritorio, en la actualidad, y derivado de su actividad filantrópica, tiene una nueva visión. Y es que, sin dejar de darle importancia a la tecnología, Gates cree que existen aspectos más importantes en los que la sociedad, los políticos y las grandes empresas de asistencia social deberían enfocarse antes de buscar aumentar la accesibilidad al internet, cosas como aumentar el alcance de los recursos alimenticios.

De acuerdo con las propias palabras del fundador de Microsoft:

“Lo que necesitamos es que los niños no mueran y que la gente tenga la oportunidad de recibir una buena educación. [La tecnología] no puede resolver los problemas de los más débiles, como enfermedades, pobreza, la falta de oportunidades y la desesperación que ello provoca”

El empresario creó la Fundación Bill y Melinda Gates en 1997, la institución filantrópica más grande del orbe, con el fin de trabajar por la educación y luchar contra pandemias alrededor del mundo, destinando 4,000 millones de dólares al año en estas cuestiones. Parece que las prioridades para Bill Gates han cambiado desde entonces.

vía The Financial Times

temas