Sin lugar a dudas el tema más importante del 2013 fue el espionaje masivo que el gobierno de los Estados Unidos realiza a todo el mundo por medio de la red, según las filtraciones de Edward Snowden. También sabemos que el gobierno de México tolera que la Policía Federal pueda localizar a cualquier ciudadano por medio de su GPS sin la necesidad de una orden judicial. El Big Brother está observando y parece que los ciudadanos no podemos sino aceptar pasivamente su vigilancia, pero no es así. Hay muchas cosas que aún podemos hacer para contrarrestar esos abusos.

Los gobiernos del mundo no tienen por qué invadir nuestra privacidad. Como ciudadanos tenemos derecho a producir y distribuir libremente la información que queramos sin que ninguna instancia gubernamental regule lo que hacemos. Sólo un estado dictatorial, como el de la novela de George Orwell, 1984, se adjudica la capacidad de observar y controlar la información que llega a los ciudadanos y la información que ellos producen.

No obstante, cada día más personas se encuentran conectadas a internet, algunas de ellas durante todo el día. ¿Podemos seguir conectados y aún así proteger nuestra privacidad? Hasta cierto punto podemos hacerlo, aunque en realidad no existen métodos 100% probados y seguros. No importa lo que hagamos, mientras estemos conectados estaremos en riesgo. Sin embargo, hay algunas cosas que podemos hacer para hacer menos “riesgosa” nuestra navegación.

Recuerda que el hecho de querer privacidad no te hace un delincuente. Las ideas que te damos a continuación simplemente están orientadas a proteger algunos de tus derechos más básicos. No hay nada en la ley que te obligue a tener Facebook o Twitter, ni que te exija usar sistemas firmados por Microsoft, Apple o Google. Y lo más importante, no hay nada en la ley que diga que puedes ser espiado libremente. Por lo que proteger tus datos no es en ningún sentido un crimen.

1. Desconéctate

Desconéctate
Foto: Kenny Stoltz

Seamos francos, la única manera totalmente segura de evitar el espionaje es desconectando tu computadora y apagando tu teléfono. Sin embargo, internet es un camino sin retorno. Una vez que estamos aquí, no podemos echarnos para atrás. La conexión es cada día más importante, para muchos trabajos ya es imprescindible y los desarrollos futuros dependen en gran medida de esa conexión.

Si bien desconectarte de internet es una opción difícil de tomar, sí puedes desconectarte de algunos de sus servicios más comunes. Facebook, Google, Yahoo y Twitter son servicios que funcionan con la recolección de datos de los usuarios para venderlos a compañías de publicidad. También es ampliamente conocido que estas empresas son los blancos favoritos de la NSA y el espionaje gubernamental en internet.

Esto no quiere decir que debes renunciar a las redes sociales. Existen muchas redes que se consideran seguras, como buddycloud, que te permite crear y gestionar tu propia red social; Lorea, un proyecto centrado en la seguridad y pensado para la organización civil; y RetroShare, un red de intercambio de archivos y comunicación segura y libre. También puedes usar la plataforma GNU MediaGlobin, diseñada para compartir y alojar contenidos multimedia sin restricciones de derechos de autor.

2. Oculta tus llamadas

Espionaje

Puedes desactivar tu localización GPS en prácticamente cualquier dispositivo móvil, pero aún así es imposible evitar ser localizado por tu celular. Cualquier llamada que realices se puede triangular y con ello las compañías telefónicas siempre sabrán dónde te encuentras. No existe una manera de ocultar tu teléfono celular, porque al final del día tienes que ser localizado para recibir una llamada.

Los teléfonos de prepago que puedes comprar en cualquier tienda no evitan que seas localizado, lo que hacen es que no relacionan tu nombre con la línea que estás utilizando, pero eso es todo. Puedes realizar llamadas en teléfonos públicos si eso te reconforta, pero eso no resuelve el problema real.

Aunque no puedes ocultarte cuando llamas, puedes cifrar tus conversaciones. Silent Circle ofrece teléfonos con conversaciones encriptadas, lo cual quiere decir que sólo el que realiza la llamada o el que la recibe puede entenderla. Adicionalmente, si tienes un dispositivo Android puedes bajar la aplicación RedPhone, la cual te permite realizar llamadas encriptadas con cualquier otro usuario de la app. Si alguien intercepta tus llamadas con alguno de estos servicios, lo único que escuchará son sonidos sin sentido.

3. Navegación segura

Navegación
Foto: Lloyd Trufelman

Los buscadores más comunes son un blanco conocido de la NSA. Google, Bing y Yahoo no son totalmente seguros. Probablemente alguna vez compraste boletos de avión en línea, e inmediatamente notaste que en Google aparecieron anuncios de aerolíneas y agencias de viaje. Esto se debe a que estos buscadores recolectan tu información y la venden a diversas compañías con el fin de mandarte publicidad personalizada. Para evitar que tus búsquedas sean registradas y tu información recopilada, simplemente puedes usar buscadores seguros, como Start Page o DuckDuckGo.

Asimismo, si quiere que tu cuenta de correo no sea revisada por alguien más, puedes utilizar servicios que no pertenezcan a compañías sujetas a las leyes de los Estados Unidos. Eso deja Outlook y Gmail fuera de la discusión. De manera que puedes optar por compañías locales más pequeñas alojadas en servidores de otros países. En especial, puedes buscar un servicio de correo electrónico australiano, pues en aquel país es ilegal guardar tus datos por más de seis meses.

Finalmente, tu navegador es fundamental. Tor es un conocido servicio que manda tu tráfico a diversos servidores proxy antes de mandarlo a su destinatario real, con lo cual tu dirección IP y otros datos personales quedan resguardados. Tor es muy fácil de usar y descargar. Puedes obtenerlo como un complemento para tu navegador Firefox.

4. Encriptación

Encriptación
Foto: Paul Hudson

Para muchos la verdadera posibilidad contra el espionaje se resume a tres palabras: “encriptar, encriptar y encriptar”. Si alguna de las empresas norteamericanas que proveen servicios de mensajería instantánea o de correo electrónico recibe una petición de la corte, tienen que dar tus datos. No sólo eso, la información revelada por Edward Snowden prueba que la NSA interviene cualquier comunicación que ellos quieran sin la intervención de un juez, ni de nadie.

Una buena forma de evitar esto es encriptar tus comunicaciones. La encriptación se refiere al ocultamiento de tu información mediante sistemas que la alteran. Para dar un ejemplo simple, digamos que todas las letras de este artículo se cambian por la letra que la antecede en el abecedario; entonces para poder leerlo tendrás que conocer o averiguar la clave. Pues bien, los sistemas de encriptación parte de esa idea pero son infinitamente más complejos. Existen sistemas de encriptación para tus mensajes (Adium para OS X, y Pidgin para Windows y Linux) que envían información encriptada a los servidores, y las claves para leer esos mensajes sólo están disponibles para quien envía y quien recibe el mensaje.

También puedes encriptar tus correos electrónicos o documentos en general. Para ello puedes utilizar uno de los servicios más conocidos: Pretty Good Privacy. También puedes ir a prism-break.org para checar varios consejos al respecto, está totalmente en español para mejor entendimiento.

5. Esconde tu IP

Dirección-IP
Foto: Bryan Costin

Como todos los usuarios de internet deberían saber, tu dirección de IP es una especie de código que identifica a todos los accesos a la red. En la legislación mexicana actual de protección de datos, la IP funciona como un dato personal igual que el nombre de una persona. El caso es que la mayoría de las veces las páginas a las que accedes usan tu IP con distintos propósitos, desde comerciales hasta de ubicación geográfica.

Existen varias formas de ocultar tu dirección IP. Usar Tor, como comentamos más arriba, es una de las más conocidas y efectivas. Pero también puedes usar servicios como Hotspot Shield para cuidar la IP de tu computadora o dispositivo móvil y tu conexión Wi-Fi, lo cual puede protegerte de la intrusión de los gobiernos o de los hackers que pretendan lucrar con tu información. Este servicio tiene una versión gratuita que cualquiera puede descargar.

***

Big-Brother-02

Reiteramos: la única forma totalmente segura de cuidar tus datos es desconectarte. Pero como esto no es una opción real, sólo podemos acudir a soluciones más o menos riesgosas. El problema con todos estos servicios es que no hay forma de que estemos seguros de que no tienen una “puerta de atrás”, es decir, no sabemos si deliberadamente entregan información al gobierno de Estados Unidos u a otros gobiernos. Finalmente, tenemos que confiar en la bondad de los extraños.

El mensaje más importante en este sentido es que debemos ser conscientes de que no todos los servicios en internet son estadounidenses; o, en otras palabras, no todo en internet es Microsoft, Apple, Google y Yahoo. Existen proveedores de servicios que no están sujetos a las leyes de Estados Unidos y que son menos proclives a ser espiados. Considera, sin embargo, que el hecho de no ser proclives no quiere decir que no lo hagan. Pero si aún no te sientes preparado para abandonar algunos de los servicios de las grandes compañías, puedes entrar a Security In A Box (tiene versión en español), en donde encontrarás buenos consejos para cuidar tu vida privada en Facebook, Twitter y muchos otros servicios famosos.

De cualquier manera, tenemos el derecho de cuidar nuestra información en línea. Actualmente uno de los modelos de negocio más exitosos en internet se basa en la recolección de datos de los usuarios; lo cual supone un abuso por parte de las grandes compañías, sobre todo por las restricciones que tienen los usuarios comunes en lo que respecta a los derechos de autor y a la información de otros. No podemos delegar todo el funcionamiento de la red a los gobiernos; como cualquier plaza pública, internet se construye con la participación y la autorregulación; así como el gobierno no tiene por qué decirnos qué pensar o qué hacer, tampoco tiene porque adjudicarse la dictadura de internet.

vía Future Zone

fuente The Washington Post

temas