Se espera que las autoridades retiren hoy mismo sus acciones legales en contra de la compañía de Cupertino.

Tras semanas de polémica, el FBI finalmente ha logrado acceder al iPhone de uno de los involucrados en el tiroteo en San Berdardino, California. Esto sin necesidad de la ayuda de Apple, que se negó a crear una puerta trasera en iOS a pedido de las autoridades, alegando que dicha herramienta podría usarse después para vulnerar la privacidad de los usuarios.

El teléfono en cuestión era un iPhone 5c –equipado con iOS– que perteneció a Syed Rizwan Farook, uno de atacantes del atentado ocurrido el pasado 2 de diciembre de 2015, que dejó un saldo de 14 personas muertas y otros 17 heridos. Las autoridades argumentaban que el contenido del dispositivo podría ser de gran importancia para sus investigaciones.

De acuerdo con el Departamento de Justicia de Estados Unidos, el FBI consiguió acceder al iPhone con la ayuda de “un tercero”, tal y como se había especulado la semana pasada, cuando se pospuso la audiencia con Apple a pedido de la propia agencia de investigaciones. Sin embargo, aún se desconoce cómo se logró burlar la seguridad de iOS o quién fue el responsable de hacerlo.

Ahora el FBI procederá a analizar la información obtenida desde el iPhone, aunque lo más probable es que no nos enteraremos de más muchos detalles, debido a que se trata de un tema de seguridad nacional. Por otro lado, se espera que el Departamento de Justicia retire las acciones legales en contra de Apple.

De cualquier forma, queda ahí el precedente de la negativa de Apple ante el gobierno de Estados Unidos y la preocupante situación de que un gobierno pueda acceder la información de un teléfono, incluso sin la ayuda del propio fabricante.

vía The Next Web

fuente The Washington Post

temas