Fotografía de Jimmie.

Parece que estos nobles animales no soportan a la gente que se toma selfies.

Existen personas que son capaces de arriesgar todo por una buena selfie. Pero accidentes pequeños como caerse al agua o golpearse contra un tubo no son tan graves como el ataque de un animal que pesa alrededor de una tonelada.

Al parque nacional de Yellowstone de Estados Unidos asisten este tipo de personas comprometidas con sus selfies, y en este lugar el ataque de bisontes se ha disparado en los últimos años. Tan sólo en verano del 2015 hubo más ataques de bisonte americano a turistas que entre el 2010 y el 2014. Aunque no existen evidencias que comprueben al 100 por ciento el motivo de los ataques, las autoridades de Yellowstone creen que son las selfies.

Ahora, los bisontes no son animales agresivos, pero sí territoriales. Suelen medir hasta 1.80m de altura y 3m de largo, y pueden pesar entre media tonelada y 1300 Kg. Aunque sean de esas dimensiones, pueden alcanzar velocidades de 50 km/h.

Las autoridades de Yellowstone no dejan que los turistas estén a menos de 20 metros, y la mayoría de los ataques ocurrieron cuando estas personas estaban a 2 metros de ellos, tratándose de tomar una selfie. Esto último lo saben porque en los dos de los tres casos registrados el verano pasado, estaban dándole la espalda al bisonte.

Afortunadamente ninguno de los turistas que ha sido corneado o arrollado ha muerto, sin embargo, las heridas si han merecido que sean hospitalizados.

Así que recuerden que antes de una selfie deben de considerar qué tan territoriales o peligrosos son los animales con los que se quieren fotografiar.

fuente Live Science

temas