Ranking: las mejores escenas de villanos bailando

Te presentamos una lista con las más memorables e icónicas escenas de películas con villanos bailando. ¿Cuál es tu favorita?
(A24)

Queridos amigos de Código Espagueti, el texto que aquí les presento es una colaboración inédita de Gabriela Ivette Sandoval Torres que recorre 14 escenas memorables de películas en las que aparecen villanos bailando.

Gabriela es una talentosa cineasta egresada del CUEC que, si no fuera por la maldita pandemia, hubiera estrenado su ópera prima Ok, está bien, en el Festival Internacional de Cine de Guadalajara. Y, pues sí, por estos azares contemporáneos, tuvimos la suerte de que se quedara con nosotros y escribiera esta hermosa lista.

Gabriela tiene una sensibilidad única para encontrar belleza en lo que pocos aprecian; es, además, una persona de gusto complejo, exigente y único en un mundo cada vez más uniforme. Leer a Gabriela, ver sus películas o hablar con ella, es un oasis de atrevimiento y honestidad.

Por eso, creo que van a apreciar, tanto como yo, esta genial selección de los más rítmicos y despreciables personajes de la pantalla grande.

Trépenle a la rocola, pulan la suela y disfruten.

(Warner Bros.)

Poner a bailar a dos personajes en una película puede ser un recurso ramplón para generar intimidad entre ellos. También, puede ser parte de un ritual de seducción cuyo efecto en pantalla ya nos es muy familiar. Pero puede existir otro propósito para un baile en pantalla.

Sobre todo, si encontramos a personajes que bailan solos; sobre todo si estos bailes son un rasgo de carácter.

Los villanos de películas que bailan y que bailan solos suelen ser personajes emblemáticos, llenos de carisma, de locura interna, de sadismo, de una amoralidad descarnada que a veces nos genera un extraño sentimiento de empatía.

(Paramount Pictures)

La mayoría de las veces, sus pasos de baile son aleatorios y sin ninguna coreografía inicial para mostrar que hay otros propósitos de la danza además del entretenimiento escénico coreografiado para las masas.

Probablemente, además, el director y el elenco disfrutan mucho capturando esos momentos (sino pregúntenle a Tarantino).

El baile no suele existir por sí solo.

Las emociones y los sentimientos aumentan cuando se realiza un baile.

Eso quiere decir que las escenas que muestran a los malos moviéndose al ritmo de la música (si es diegética mucho mejor) son a lo más, un momento indiscutible de singularidad narrativa.

“El diablo tiene las mejores líneas, y los mejores pasos de baile”

11. Eric Knox en Charlie´s Angels (McG, 2000)

La primera película de la franquicia de Los Ángeles de Charlie, no podría haber sido más acertada al incluir a uno de los villanos más sexys y con mejor ritmo que ha visto la pantalla grande. Sam Rockwell bailando y haciendo de villano es una de las experiencias estéticas más embelesados que pueden haber. Es como si contemplaras a las polémicas Señoritas de Avignon bailando el también polémico tema musical de Pharoahe Monch: Simon Says

10. Nathan en Ex Machina (Alex Garland, 2014)

El excéntrico presidente ejecutivo de una compañía tecnológica, interpretado por Oscar Isaac, se eleva a niveles únicos de perversión cuando cuestionan sus actos. La respuesta del personaje es ponerse a bailar con una empleada doméstica y esclava sexual, testigo de las atrocidades que puede realizar un genio para autoglorificarse con sus experimentos. Uno de los villanos más complejos de la cinematografía contemporánea; y un villano que baila de manera sensacional sin sentir que tenga que justificar sus acciones. “Una verdadera belleza amoral”…

9. Bobby Cahn en Wayne’s World 2 (Stephen Surjik, 1993)

Es cierto que Christopher Walken baila en casi todas las películas en las que sale y que ha interpretado a villanos mucho más emblemáticos, pero esta secuencia de baile se defiende por sí sola y sólo por eso es preciso incluirla en esta lista.

8. Connor en Fish Tank (Andrea Arnold, 2009)

Sólo una mirada tan audaz como la de la genia indiscutible que es Andrea Arnold, podría haber capturado la gracia y el poder inconmensurable de la sensualidad de Fassbender en una secuencia tan llena de lecturas: la sutileza de la seducción, lo reprobable del mismo acto de seducir, la crudeza, el desenfado. Es como ver a una gacela a punto de ser devorada por un león increíblemente atractivo… y no poder sentir lástima.

7. Ax Gang en Kung Fu Hustle (Stephen Chow, 2004)

La cinta de Stephen Chow tiene una deshumanizada, pero divertida, manera de retratar a los villanos con las mejores secuencias de baile. Sin los bailes, la violencia, por sí sola, no tendría sentido en esta imperdible película que vino a refrescar el cine de artes marciales.

6. Regina George y las Plásticas en Mean Girls (Mark Waters, 2004)

Se me ocurren pocas cosas más geniales que Mean Girls, una de las películas más citables en la historia del cine. El lenguaje interno de la película ha permeado tanto en nuestra cultura que si alguien no entiende cuando estás referenciando a Mean Girls, simplemente no tiene caso seguir conversando con esa persona.

La secuencia de baile es fiel a una de las convenciones genéricas de las teen movies, un género muy denostado y no lo suficientemente analizado académicamente. Esta secuencia es clave para que Candy, el personaje interpretado por la infravalorada Lindsay Lohan, gane la aceptación y la confianza de Regina George, interpretada magistralmente por Rachel McAdams. Lo que pasa más adelante todos los sabemos, porque todos debemos haber visto esta película al menos diez veces.

5. Les Grossman en Tropic Thunder (Ben Stiller, 2008)

El personaje de Les Grossman es encarnado por un impredecible Tom Cruise quien no sólo tuvo una precisión milimétrica de timing cómico, sino que logró crear una de las mejores y más singulares y edulcoradas secuencias de créditos finales con sus pasos de baile. De hecho, fue idea de Tom Cruise que el personaje se pusiera a bailar.

Sin duda, Les Grossman es uno de los personajes más despreciables y el estereotipo del productor de Hollywood que sólo gasta saliva para hablar de ganancias en taquilla. Además tiene uno de los más deliciosos diálogos jamás escritos:

“A nutless monkey could do your job!!”

4. Sonny Valerio en Ghost Dog (Jim Jarmusch, 1999)

El mejor Jarmusch, fue el Jarmusch de los ochentas, noventas y principios de los dosmiles. Algo que destacaba en su cine anterior era ese disruptivo tono con el que sus personajes dialogaban, no sólo entre ellos, sino con el extraño universo en el que estaban inmersos. Esta secuencia en la que un mafioso baila escuchando a Public Enemy, para luego ser asesinado de una de las formas más ingeniosas, nos explica por qué el cine de los noventa y del viejo Jarmusch, eran tan cool.

3. Raúl Peralta en Tony Manero (2008, Pablo Larraín)

El Tony Manero chileno es un hito en el cine latinoamericano reciente. La crudeza con la que Alfredo Castro da vida a Raúl Peralta y se pone a bailar imitando los pasos de Tony Manero, su ídolo, nos conduce por terrenos de fracaso y falta de escrúpulos difíciles de contemplar, pero que, indiscutiblemente, poseen un gran mérito artístico.

2. Pancho en El Lugar sin Límites (Arturo Ripstein, 1978)

Una de las películas más ripstenianas de Arturo Ripstein, es El lugar sin límites, y tiene una de las mejores secuencias de baile. Pancho (Gonzalo Vega), el vivo retrato del macho mexicano con un deseo homosexual reprimido, baila bajo los efectos del alcohol con Manuela (Roberto Cobo), un travesti que despierta sus deseos y que, por esa razón, debe ser castigado de forma vil y despiadada.

1. Buffalo Bill en The Silence of the Lambs (Jonathan Demme, 1991)

El primer lugar no lo podía ocupar otro personaje que no fuera Bufallo Bill. Un asesino serial, con las motivaciones más perturbadoras, tiene una de las mejores secuencias de baile en la historia del cine. Es el Guernica de las secuencias de baile.

Es dolorosa, aterradora, dramática, pero con una ejecución cinematográfica perfecta. Todo está calculado para crear una secuencia inolvidable: la puesta en cámara, la puesta en escena, la coreografía, la música, el sentido narrativo. Todo es correcto para generar repulsión y asombro. Envidio tanto a las personas que vieron por primera vez esta secuencia en el cine que me duele no haber nacido veinte años antes.

Menciones honoríficas:

Jesús en Matar a Jesús (Laura Mora Ortega, 2018)

La secuencia de baile es una gran presentación de personaje y ésta es una de las películas más badass que ha dirigido una mujer latina.

Carlos en El Ángel (Luis Ortega, 2018)

Más que el baile, este es un estupendo tema musical.

Arthur Fleck en Joker (Todd Phillips, 2019)

Ya no se puede agregar nada a todo lo que se ha escrito sobre esta cinta. Quizá resulte un dato curioso saber que el tema musical: Rock and Roll part 2, de la ya afamada escena del Joker bajando las escaleras, es de Gary Glitter, el músico británico que actualmente cumple una sentencia por abusar sexualmente de menores de edad. El tema se ha usado en infinidad de eventos deportivos, pero no fue hasta las controversiales reacciones que la película generó, que varios medios hicieron notar cómo los ejecutivos de Warner a lo mejor no revisaron bien a quién le pagaban regalías por la música. Tal vez ellos no, pero quién seguramente sí lo hizo conscientemente y de una forma tan audaz y pertinente (en estricto sentido cinematográfico), fue el director Todd Phillips.

Por: Gabriela Ivette Sandoval T.