Netflix ya comenzó a filmar sus producciones en nuevos formatos.

¿Por qué conformarse con el 4K cuando ya es posible grabar en mejores formatos? Netflix ha subido la vara al filmar la nueva temporada de House of Cards con una resolución de 6K (6,144 x 3,160 píxeles), dando un paso más adelante hacia la llamada ultra alta definición.

Pero esto no significa que ya podamos ver la serie de Frank Underwood con esa calidad, pues apenas las televisiones 4K comienzan a llegar a los hogares y todavía queda un largo camino para la adopción masiva de dicho formato. Hace apenas un año el servicio estrenó la resolución 4K precisamente con la segunda temporada de House of Cards, así que pasará un buen rato antes de ver el siguiente gran salto.

En realidad, la intención de Netflix es más bien la de prepararse para el futuro. Piensen en la cantidad de películas y series que se han remasterizado en HD durante los últimos años, y no siempre con los mejores resultados. Por qué no asegurarse desde ahora que los contenidos sobrevivirán a los nuevos formatos y estar un paso adelante de la competencia.

Ahora el reto es que las velocidades de conexión mejoren, pues si Netflix ya es capaz de acaparar más del 30% de la banda ancha de Estados Unidos, imagínense lo que pasaría en este momento con el 6K. Imposible.

fuente The Hollywood Reporter

temas