El mundo de la animación se paralizó cuando esta semana fue anunciado el retiro de Hayao Miyazaki, creador de películas como Mi vecino Totoro y El viaje de Chihiro. Poco se había dicho acerca de las razones de esta decisión, hasta que hace unas horas el director japonés dio una conferencia de prensa en Tokio, donde explicó por qué dejará el cine.

“He dicho varias veces que me retiraría, pero esta vez es verdad.”

La razón principal, según Miyazaki, es que el intenso ritmo de trabajo lo tiene cerca del agotamiento y necesita descansar. Además, sus problemas de vista se han ido incrementando, lo que le impide pasar mucho tiempo frente a la mesa de dibujo: “Por mucho que me haya cuidado, con el tiempo se ha reducido el tiempo en que puedo estar ahí concentrado”, dijo en la rueda de prensa.

Miyazaki, de 72 años de edad, dijo que se considera un “artesano de una pequeña fábrica”, más que un director de cine. Además, señaló que el retiro le permitirá “ser libre y hacer algo diferente a la animación”, aunque no descartó la posibilidad de seguir trabajando de alguna forma al interior de Studio Ghibli. Eso sí, parece que su alejamiento de la producción de películas animadas es definitiva:

“Han pasado cinco años entre mis dos últimas películas. La siguiente no la podría estrenar hasta dentro de seis o siete años, yo ya tendría prácticamente 80 y estaría agotado.”

El retiro del director llega justo con el estreno de su más reciente película, Kaze Tachinu, que trata acerca de la historia de Jirō Horikoshi, un famoso ingeniero japonés que desarrolló varios modelos de aviones durante la Segunda Guerra Mundial.

De esta forma, Miyazaki se va dejando un enorme hueco en la animación mundial, aunque siempre quedará ahí su filmografía como un importantísimo legado para varias generaciones.

temas