El cine de superhéroes arruinó la cultura, opina Alan Moore

Alan Moore cree que el cine de superhéroes es una plaga... y no quiere saber nada de la industria de los cómics.
(Wikimedia)

En una rara entrevista reciente, el autor de Watchmen, From Hell, V for Vendetta y otras novelas gráficas habló sobre el cine de superhéroes: lo odia. Alan Moore también opinó sobre la industria de los cómics y aseguró que ya no quiere nada que ver con ella.

Alan Moore dijo a Deadline que el cine de superhéroes ha plagado la cultura y la mayoría de la gente relaciona los cómics con él:

“No he visto una película de superhéroes desde la primera película de Batman de Tim Burton. Han plagado el cine y también la cultura hasta cierto grado. Hace unos años dije que lo consideraba una señal muy preocupante: que cientos de miles de adultos hicieran cola para ver personajes que fueron creados hace 50 años para entretener a niños de 12 años. Esto parecía responder a una especie de añoranza por escapar de las complejidades del mundo moderno y volver a una infancia nostálgica y recordada. Eso era peligroso, era una infantilización de la población”.

(Imagen: AP)

Y cuando le preguntaron si de verdad no ve nada de cine de superhéroes, ni siquiera algo como Joker, respondió:

“Cristo, no. No veo nada de eso. Todos esos personajes fueron robados de sus creadores originales, todos. Tienen una fila de fantasmas detrás de ellos. En el caso de las películas de Marvel, Jack Kirby. No tengo ningún interés en los superhéroes: son algo inventado en los años 30 para los niños y están muy bien como entretenimiento para niños. Pero si intentas hacerlos para el mundo adulto se vuelve algo grotesco”.

Muchos consideran que una cinta como Joker no existiría si no fuera por The Killing Joke. Sin embargo, Alan Moore dice que se arrepintió poco después de escribirla: era demasiado violenta. “Era Batman, por Dios, es un tipo vestido de murciélago”. Moore cree que la mejor versión de Batman es la de Adam West porque no se tomaba demasiado en serio.

El autor también dijo que no quiere nada que ver con la industria de los cómics: “Cuando entré a la industria, su gran atractivo fue que se trataba de un medio vulgar: fue creado para entretener a la clase trabajadora, particularmente a los niños. Ahora se llaman ‘novelas gráficas’, con precios dirigidos totalmente a la clase media. No tengo nada contra la clase media, pero esto no era un medio para aficionados de mediana edad, sino para quienes no tenían mucho dinero”.