La conferencia del prestigiado director Carlos Carrera -quien se hizo acompañar del productor Pablo Baksht- estuvo enfocada a presentar los avances de Ana y Bruno, su próximo largometraje de animación que veremos en cines en el 2015.

Carrera y Baksht llevan trabajando desde inicios de está década en el largometraje animado Ana y Bruno que, si todo sale bien, por fin se estrenará el próximo año en el Festival de Cannes, para posteriormente saltar a los circuitos comerciales.

En la conferencia, Baksht indicó que el se interesó en producir Ana y Bruno cuando comenzó a escuchar insistentemente que el apoyo al género de la animación se había terminado. Destacó que el proyecto tardó en despegar, pero que se llenaron de confianza cuando Guillermo del Toro les comentó que mostró parte de los avances de la película a Dreamworks y la compañía norteamericana insistió en querer comprar la idea. Algo que no aceptaron porque querían terminar en México el trabajo al que le dedicaron tanto tiempo.

bruno y ana
Ana y Bruno, los dos personajes de la obra de Carrera

Algo similar ocurrió cuando mostraron la primer escena terminada de Ana y Bruno en una proyección privada al jefe de distribución de la cadena Fox, quien los felicitó y les dijo que era mejor que el 90 % de las animaciones que le había tocado ver.

A pesar de que la película era apreciada por un sector relacionado con la animación, los productores privados no estaban tan entusiasmados con el producto, debido a que la historia de Ana y Bruno no es convencional. En ella, una niña vive en un hospital psiquiátrico llena de esquizofrénicos. A eso se suma que, en palabras de Baksht, la producción de animación en México es muy inestable, se ha pasado de proyectos de un equipo muy pequeño, a una industria que apenas comienza a florecer.

“Los inversionistas tienden a comparar las películas con otras anteriores que se les asemejen, concentrándose solamente en la cantidad de dinero que recaudaron. Ana y Bruno no se parecía a nada. Conseguimos inversión hasta que se enteraron que Dreamworks se interesó en el proyecto”dijo Baksht.

La historia de la realización de la película es muy larga, en el 2009, cuando Carlos Carrera se volvió parte del proyecto, Baksht y su equipo llevaban trabajando tres años en el guión inicial. Cuando Carrera aceptó trabajar en el filme reescribió el guión, o, en sus palabras, redibujó el stoyboard, y en el proceso cambió varios pasajes, agregó cosas y definió el aspecto gráfico de los protagonistas de la historia.

Bruno, de Ana y Bruno
Bruno, de Ana y Bruno

En el primer tratamiento de Carrera, que incluía 4000 dibujos, los personajes terminaron por definirse. Finalmente, se hizo un segundo tratamiento que contó con un storyboard final- en el que participaron otros dibujantes-, y se tomo la decisión de llevar la cinta al formató 3D, algo con lo que Carrera no estaba tan de acuerdo.

“Yo sigo prefiriendo la animación a mano, cuadro por cuadro, pero por cuestiones comerciales se tuvo que hacer en animación digital y en formato 3D, también se tuvo que eliminar algunas ideas iniciales para reducir costos de creación.”

A pesar de que Carrera es conocido por sus animaciones 2D, el fue claro en informar que el trabajo de animación digital es igual de arduo. Carrera indicó que hacer una película por computadora es casi igual que hacer una en Stop Motion, debido a que debes de animar cuadro por cuadro en un escenario virtual.

“Con las computadoras no se vuelve más fácil el trabajo de animación. Las computadoras son solo una herramienta más, que requieren invertirle mucho trabajo para hacer que se note su uso adecuado en las películas. Las computadoras son como un lápiz, herramientas que cuentan con programas específicos, pero nunca es lo más importante el software que uses, debes trabajar con el que te acomode mejor, sin olvidar que lo más importante es el guión”, dijo Carrera.

Baksht se refirió a la manera adecuada para financiar una película de animación en México, indicando que ellos tomaron un camino más largo por no apegarse a la formula que describió:

“A pesar de que cada película tiene su propio camino para financiarse, en México lo ideal es aprovechar los subsidios del gobierno. Nosotros cometimos el error de empezar a crearla antes de tener rodó el dinero para culminarla. Eso no es lo ideal, porque los inversionistas que pudieran estar interesados en darte dinero lo sabrán, y se van a esperar hasta que te quedes sin dinero para comprártela barata.”

Ana, la protagonista de la nueva película de Carrera
Ana, la protagonista de la nueva película de Carrera

Carrera indicó que hacer una película por computadora es casi igual que hacer una en Stop Motion, debido a que debes de animar cuadro por cuadro en un escenario virtual. También informó que la voz de Ana la realizó una niña para darle más realismo y espontaneidad. Ella, quien no sabía leer al momento de grabar su voz, tuvo la libertad de improvisar para que su personaje fuera más fresco.

“Lo ideal en las animaciones es grabar primero las voces de los actores. Sobre ellas se debe de trabajar la animación. Siempre se debe de tomar en cuenta que la emoción que transmiten los dibujos se debe a la voz de los actores, en nuestro caso la voz total de los actores se terminó de grabar en el 2010”, indicó Carrera.

El director informó que la animación permite dar cabida a todos los temas, solo que unos son más comerciales que otros, destacó que él sigue haciendo el tipo de películas que le gustaría ver.

“A mi me gusta ir al cine para sentir, no soy parte del publico que sólo va a ver una película para pasar el tiempo y olvidarme de mi vida,” dijo Carrera.

el Héroe de Carlos Carrera
el Héroe de Carlos Carrera

El responsable del corto El Héroe, también destacó que lo más importante para llevar a la realidad una creación es la creatividad:

“Sin fondos se puede hacer mucho, los creadores deben de ingeniarse soluciones para empezar a hacer cosas sin necesidad de grandes fondos. La falta de recursos no es pretexto para no empezar a hacer nuestras ideas, nos tardaremos, pero así surgen los grandes proyectos.”

Finalmente Carrera mandó un mensaje a la audiencia:

“A pesar de que no hay nada original al 100, yo recomiendo que si te gusta hacer animación no veas tanta animación, no leas tantos cómics, sal y observa a la gente, ve la vida diaria. No te cierres, busca inspiración en otros lados, ve pintura, lee muchos libros.”

Los dos creativos se despidieron señalando que, para dar punto final a su trabajo, iniciaran una campaña de recaudación de fondos para solventar los gastos finales de la producción.

temas