Attack on Titan, 10 años de uno de los mejores mangas de la década

Attack on Titan se publicó por primera vez hace 10 años y se ha convertido en uno de los mejores mangas de la década.
(Foto: Kodansha)

Un 9 de septiembre de 2009, Attack on Titan o Shingeki no Kyojin de Hajime Isayama llegó a nosotros. El primer capítulo del manga se publicó en Kodansha y ya no habría vuelta atrás. La historia de humanos que luchan por sobrevivir dentro de ciudades amuralladas, y así evitar que los titanes los devoren captó a las audiencias, que no necesariamente son fans del shonen, sino a todos los que se han sumergido en ese mundo distópico, con tintes fascistas y lleno de perturbadores secretos.

También te recomendamos:  Ya se filtró el capítulo 121 del manga de Attack on Titan y se revelan más aterradores verdades

Para ti, en 2000 años

Ese fue el nombre del primer capítulo del manga de Attack on Titan, que se lanzó un 9 de septiembre de 2009. Ahí, conocemos a Eren Jaeger, quien vive con su hermana adoptiva Mikasa Ackerman y su mejor amigo, Armin Arlert, en la ciudad de Shiganshina adyacente a la Muralla María, la más externa de tres muros circulares que protegen a la humanidad de los titanes devora hombres que se dice que mataron a todos los demás humanos cien años antes.

(Foto: Kodansha)

Cuando Shiganshina y la Muralla María son invadidas por el Titán Colosal y el Titán Blindado, los titanes invasores obligan a la humanidad a retirarse detrás de la Muralla Rose. Entr las bajas, está la madre de Eren, que fue devorada por un titán. Después de la desaparición de su padre Grisha, que solo tenía recuerdos borrosos y una llave de la bodega de su casa, un vengativo Eren se alista en el ejército junto con Mikasa y Armin, jurando erradicar hasta el último titán.

Esta premisa se queda bastante corta con toda la profundidad en la historia y los personajes que vamos conociendo. Hay mucho más que saber, conocer y entender que lo que nos damos cuenta en primera instancia. Conforme avanzamos en la lectura, nos damos cuenta que está llena de guiños y detalles que van cobrando sentido en capítulos posteriores. Eso es uno de los grandes valores de este manga: podemos leerlo por segunda, tercera o cuarta vez y encontrar aspectos que nos insinuaban lo que se venía. El propio título del este primer capítulo es una insinuación.

Personajes

Una de las queja que he leído y escuchado con respecto a Attack on Titan versan sobre el desarrollo de los personajes. Eren, sobre todo. Para muchos, nuestro protagonista es una especie de Shinji Ikari de Neon Genesis Evangelion, pero aún más llorón, más quejumbroso. Pero a veces olvidamos que estamos ante un adolescente que vio a su madre ser devorada y que su padre tenía demasiados secretos. En el anime tal vez no se sienta tanto su desarrollo, por el formato, pero en el manga es notorio y progresivo. Sobre todo en los últimos capítulos del manga, en los que nos damos cuenta que el hijo menor de Grisha Jaeger es más titiretero que títere.

(Foto: Kodansha)

Lo mismo pasa con los otros personajes. Reiner Braun es sencillamente un GRAN personaje. Cuando conocemos sus antecedentes, su trasfondo y como su acciones lo han afectado, nos damos cuenta que estamos ante una representación muy humana. Un atormentado, que ha llegado a dudar de sus motivaciones, que ha visto morir a sus amigos, que ha luchado a muerte contra personas que estima más de lo que se atreve a confesar y que simplemente quiere que su gente viva mejor de lo que lo ha hecho.

Y así pasa con el resto del elenco que conforma Attack on Titan. Los personajes tienen un peso específico en la historia y un rol que cumplir. Su existencia dentro de ese mundo no es una mera ocurrencia. No están sólo por estar. Todos tienen una función que desempeñar para el desarrollo de la trama. Erwin, Levi, Armin, Mikasa, Grisha, Zeke, Annie, Bertold, Gabi (aunque a todos nos caiga mal), Colt, Porco, Marcel, Sasha, Historia, Ymir, todos ellos han tenido su momento para que los conozcamos, los entendamos, los valoremos y decidamos si nos caen bien o no.

Un conjunto de personajes que no caen en clichés y que trascienden la de muchos otros shonen, que terminan por caer en el cliché y el estereotipo.

El diario de Grisha

Como decíamos, la historia de Attack on Titan es mucho más de lo que parece ser en primera instancia. Sobre todo cuando descubrimos lo que hay en el sótano de la casa de Eren. Si bien lo podíamos suponer, después de enterarnos del contenido del diario de Grisha Jaeger, nos damos cuenta que la realidad a la que se enfrentan nuestros personajes es peor de lo que podíamos haber supuesto.

(Foto: Kodansha)

Los eldianos, como lo revela el diario, una vez gobernaron el mundo. En esa época, una mujer llamada Ymir Fritz de alguna manera adquirió el poder de convertirse en Titán y lo usó para establecer la nación de Eldia. 13 años después, Ymir murió (el destino de todos los que pueden convertirse en Titanes), lo que dividió su alma en los Nueve Titanes, cuyo poder se le dio a nueve sujetos. Transmitiendo sus poderes a través de nobles líneas de sangre, los Nueve Titanes establecieron el legado del Imperio Eldiano, conquistador del mundo, devastando la nación de Marley en el proceso.

E el 145º Rey Eldiano, Karl Fritz, se avergonzó del legado de su pueblo y de cómo habían conquistado a Marley. Orquestó una guerra civil que destruyó el Imperio Eldiano, permitiendo que Marley adquiriera la mayoría de los Nueve Titanes. Llevó a los eldianos la isla Paradis, les cambió los recuerdos, alteró la historia y construyó las tres murallas. Los eldianos que se quedaron en Marley eran tratados fueron conducidos a guetos, obligados a usar brazaletes de identificación con símbolos en forma de estrella (judíos en la Alemania Nazi) y fueron rechazados como ciudadanos de segunda clase.

En la actualidad, Grisha, el padre de Eren, fue arrastrado por un movimiento para derrocar al gobierno marleyano y restaurar la monarquía eldiana. Pero sus intentos terminaron cuando, Zeke, su hijo mayor con su primera esposa, traicionó a sus padres y su movimiento al gobierno marleyano, y Grisha y su esposa fueron llevados a Paradis.

Ahí Grisha, después  de que su esposa se convierte en titán, conoce a un soldado que le encomienda la misión de encontrar a los descendiente de la realeza en la isla y recuperar al Titán Fundador para por fin liberar los eldianos.

(Foto: Kodansha)

Grisha finalmente logra su cometido, tras aprender de sus errores con su segunda familia, pero cuando por fin logra recuperar al Titán Fundador, se da cuenta que su esposa a muerto. Esto lo lleva a inyectar a Eren, quien se transforma en Titán y lo devora.

Esto abre un mundo nuevo. Un mundo que es más ominoso, oscuro y retorcido de lo que imaginábamos. Un mundo al que Isayama ha otorgado reminiscencias perturbadoras de nuestro mundo 

Militarismo, fascismo y genocidio

Attack on Titan no ha estado exenta de polémica. Y esa polémica en la manera en que se representa a la milicia eldiana. Isayama ha dicho que hay todo tipo de paralelos incómodos con la historia del mundo real. En una publicación de blog de 2010, Isayama (que siempre ha mantenido la serie se inspiró en un incidente en el que fue abordado por un hombre extranjero grande y borracho en un café) admitió que un personaje secundario, el astuto general Dot Pixis, se basó en el general japonés Akiyama Yoshifuru, que sirvió en el ejército imperial japonés de 1916 hasta 1923. Considerado un héroe en Japón, con Isayama admitiendo que para él, el general es una figura admirable, por sus acciones en la Primera Guerra Sino-Japonesa, Yoshifuru fue responsable de innumerables atrocidades contra Corea y China durante las ocupaciones japonesas.

(Foto: Kodansha)

Esto ha valido que el manga haya sido prohibido en China y que Isayama se haya involucrado en un debate en Twitter, en dónde negaba las atrocidades de guerra cometidas por los japoneses. Esto hace que el militarismo presente en Attack on Titan sea interpretado como una especie de oda al imperialismos japonés, aunque el autor nunca se haya declarado como tal.

Pero el fascismo y el genocidio son más que evidentes. Marley es la Alemania Nazi, que tras haber sido derrotada, se levantó con deseos de venganza y se convirtieron en el poder dominante y opresor. Los eldianos son los judíos que son considerados como inferiores, como demonios que son responsables de todos los males del mundo. Pero no sólo por los maryelianos. Los propios eldianos creen que lo mejor es “aplicar la eutanasia” a su propia gente y así acabar con los titanes. 

Esto es una perspectiva interesante, ya que Attack on Titan plantea un debate sobre el origen del mal, el poder, la historia y si todo es válido para lograr la paz. Incluso se pregunta, ¿qué es la paz? ¿Acaso la humanidad está realmente lista o capacitada para alcanzarla? ¿Acaso vale la pena salvar al ser humano?

Todos estos factores hacen que Attack on Titan sea un manga -y un anime- que se separe del resto, por su calidad narrativa, desarrollo de la historia y de los personajes Un manga que está en su último arco y del que esperamos todo menos un final feliz.