El director de Chernobyl abandonó la serie de The Last of Us

Ahora la serie de The Last of Us será dirigida por un director que incluirá un tono más dramático a la historia.
Foto: HBO

La serie de The Last of Us acaba de hacer un cambio enorme en la dirección de su desarrollo. Ahora, en sustitución del director de la popular serie de Chernobyl, Johan Renck, el piloto de TLoU será dirigido por el cineasta ruso Kantemir Balagov.

De acuerdo con el Hollywood Reporter, Renck abandonó el proyecto de The Last of Us de HBO “debido a una un conflicto de programación”. En realidad, Renck ahora se encuentra desarrollando una nueva serie de FX junto con el creador de The Queen’s Gambit.  Sin embargo, el primer episodio de la serie de TLoU será comandado por Balagov en un cambio que, según THR, es una muestra que de HBO también busca incluir un tono realmente dramático para la adpatación del vidoejuego.

Como ya sabes, de The Last of Us cuenta una abrumadora historia 20 después de que una pandemia mortal azotara la civilización, y que una niña llamada Ellie parece ser la única esperanza de la humanidad, junto con el viejo Joel. El juego es un drama por sí mismo, pero Balagov podría inyectar el tono correcto que necesita la serie.

Kantemir Balagov se caracteriza por dirigir escenarios sombríos como las películas rusas como Closeness y Beanpole. En 2017 ganó  el premio FIPRESCI en el Festival de Cannes por Closeness, una historia sobre una pobre familia que debe enfrentar el drama de un secuestro, mientras que Beanpole es descrita como una historia “oscura” y “retorcida” sobre la relación de dos mujeres durante el asedio en Leningrado de la Segunda Guerra Mundial.

La serie de The Last of Us no tiene fecha de estreno, pero está siendo escrita y producida por Craig Mazin, el creador de Chernobyl, junto con Neil Druckmann, el escritor y director del videojuego.

Sony planea desarrollar múltiples películas basadas en las propiedades de PlayStation, como la película de Uncharted y un posible proyecto basado en God of War.

***

Stanley Kubrick era un cineasta fuera de serie. Y su obsesión por la simetría es sólo una prueba de su genialidad.