UNAM desarrolla tratamiento para cáncer de mama a partir de plantas

Y, contrario a lo que puedan creer los del IPN, no es con nopal
UNAM

Científicos e investigadores del Instituto de Química de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) encontraron una posibilidad de tratamiento a través de la planta physalis nicandroides, que tiene un efecto tóxico e inhibidor sobre las células del cáncer de mama.

Nuve

Los investigadores descubrieron que la physalis nicandroides, una planta que pertenece a la familia de las solanáceas, que incluye a otras como el tomate, tabaco, papa o algunos chiles, tiene un efecto citotóxico. Es decir, ataca y destruye tejidos dentro del cuerpo, en este caso, atacó a células cancerígenas, en específico, a aquellas que forman el cáncer de mama.

Daniela Araiza Olivera, científica encargada de este estudio, explicó que:

“Encontramos que de todos estos derivados solo la nueve, en pequeñas concentraciones, era tóxico para este tipo específico de cáncer de mama, cuya línea celular se llama MCF-7. Estos son estudios muy básicos, estamos en los inicios, falta mucho por hacer, estudiar y describir; estamos en el inicio, en el análisis de cultivos celulares. Es necesario recorrer un largo camino, estar seguros de la efectividad para después pasar al estudio en animales. Sin embargo, es importante que a partir de toda esta gama de derivados podamos encontrar una molécula que sería importante seguir estudiando para que en un futuro se convierta en un recurso terapéutico para las pacientes con cáncer de mama”

UNAM

Dentro de los estudios y experimentos preeliminares para este posible tratamiento, se logró ver cómo la planta physalis nicandroides y sus agentes citotóxicos no afectaron células de mama o riñón sanas, solamente a aquellas que tenían ya agentes cancerígenos.

Por lo pronto, este es un gran piso para que la investigación continúe y, posteriormente, forme parte de experimentación de laboratorio con animales, y después de probar su efectividad y riesgos, se pasaría a pruebas clínicas con humanos, otorgando un tratamiento mucho menos agresivo que la quimioterapia o la radioterapia, que son por ahora los tratamiento más efectivos contra el cáncer, a pesar de su agresividad.

ANUNCIO