Tomar desinfectante no te salvará del coronavirus, te va a matar

Cualquier persona consciente debería saber esto, pero, como en este mundo sobran los inconscientes tenemos que hablar de ello.

Donald Trump, presidente de Estados Unidos, suguirió durante una conferencia de prensa que si se creara un inyección de desinfectante (como el Lysol o cloro) y se pusiera a las personas que padecen la enfermedad de Coronavirus COVID-19, la infección desaparecería porque, después de todo, estos detergentes han resultado ser muy eficientes contra el coronavirus.

Esto, evidentemente es una estupidez. Y no solo lo decimos nosotros, lo dice la comunidad científica del mundo entero, comenzando con la empresa que fabrica Lysol.

En un comunicado la compañía británica Reckitt Benckiser, fabricantes del desinfectante Lysol, declaró tajantemente lo siguiente:

“Como líderes globales en productos de higiene y para la salud debemos dejar en claro que, bajo ninguna circunstancia, nuestros productos desinfectantes han de administrarse adentro del cuerpo humano (sea por inyección, ingestión o cualquier otra ruta”, indicó la empresa.

Para ser claros, la idea de consumir alcohol isopropilo o cloro, ambos ingredientes clave del Lysol y otros tipos de desinfectantes, es algo que sólo le pasa por la mente a los suicidas. PUNTO. Si lo tomas te vas a morir o terminarás con padecimientos graves.

Consumirlo puede provocarte la muerte y ya está, te moriste y ya nada debe importarte. Pero si no te mueres puedes sufrir problemas en el sistema nervioso central, que van desde un intenso dolor de cabeza hasta coma, afectar tu sistema respiratorio, dermatitis y lesiones en las corneas (si intentas rociarte con él), y un largo etcétera.

El consumo de cloro, sea de la marca que sea, puede causar vómitos severos, diarrea severa, presión arterial baja potencialmente mortal causada por deshidratación e insuficiencia hepática aguda.

Este tipo de productos son muy útiles, sí, pero también son veneno. Deben ser manejados con responsabilidad.
De hecho la compañía acepta que aún no saben si su producto es eficaz 100% contra el coronavirus COVID-19, como lo escriben en su página de Internet.

“Como se trata de un brote emergente, todavía no tenemos acceso al nuevo virus (2019-nCoV) para realizar las pruebas pertinentes. Los aerosoles y las toallitas desinfectantes para superficies de Lysol han sido probados contra otras cepas de coronavirus como el Coronavirus Humano y el SARS-CoV, y se han encontrado que son efectivos eliminando estos virus sobre superficies no porosas. El 2019-nCoV es una cepa nueva, por lo que estamos trabajando con nuestros socios para garantizar la efectividad de nuestra gama de productos tan pronto como sea posible”.

Así pues, consumir estos productos en exceso sólo puede empeorarlo todo. Las mejores herramientas contra la pandemia siguen siendo el distanciamiento social y el lavado frecuente de manos, no los desinfectantes ni los tapabocas por sí solos. Las herramientas sólo funcionan si se usan apropiada y responsablemente, no a lo idiota.

ANUNCIO