Satélites de Júpiter están más calientes de lo que deberían

Esta puede ser la razón por la que los satélites de Júpiter se mantienen calientes, a pesar de encontrarse a millones de kilómetros del Sol.
(NASA)

A pesar de encontrarse a 778 millones de kilómetros de distancia del Sol, las lunas de Júpiter están cada vez más calientes. Aunque antes se creía que sus altas temperaturas se debían a la masa del mismo planeta, científicos descubrieron que los satélites podrían calentarse unos a otros.

También te recomendamos: Estudio revela que Júpiter tiene 600 lunas, no 79 como solíamos creer

(Imagen: NASA)

En un estudio, científicos de la NASA señalan que el movimiento de los satélites de Júpiter podría provocar que estos se calienten por la influencia gravitacional que ejercen entre ellos. Así lo explicó Hamish Hay, del Jet Propulsion Laboratory (JPL) de la NASA:

“Es sorprendente, pues las lunas son mucho más pequeñas que Júpiter. No esperarías que fueran capaces de crear una respuesta en marea tan gigantesca”.

Calor y agua líquida

El equipo de científicos cree que los principales satélites de Júpiter, Ío, Europa, Ganímedes y Calisto, tienen una temperatura suficientemente alta para albergar océanos de agua líquida bajo su superficie. La luna Ío, por ejemplo, está tan caliente como para tener más de 400 volcanes activos. Así, el calor que ejercen entre las lunas es suficiente para prevenir que estas se congelen, incluso cuando se encuentran tan lejos del Sol.

Este tipo de calentamiento se llama “calentamiento de marea” y ocurre en cualquier lugar donde exista agua, el planeta Tierra incluido.

“Queremos entender la fuente de todo este calor, tanto en su influencia en la evolución como en la habitabilidad de muchos mundos a través del sistema solar y más allá”, señaló el científico Antony Trinh de la Universidad de Arizona.

El día de ayer, otro estudio de la Universidad de British Columbia presentado en el Europlanet Science Congress, señaló que Júpiter tiene alrededor de 600 lunas irregulares, además de sus satélites regulares galileanos, que giran a su alrededor: muchas más de las 79 que se creían originalmente.