Una reciente investigación, realizada en roedores, abre la puerta a nuevos tratamientos en contra de la vejez.

El trabajo ha sido realizado en conjunto por científicos de la Universidad de Harvard y del MIT, además de contar con la colaboración de otras instituciones de Australia y Portugal. La investigación se centró en el estudio de la mitocondria, considerada la fábrica de energía de nuestras células. Otros estudios han creído ver una posibles relación entre las lesiones de la mitocondria y las cardiopatías, el mal de Alzheimer o el Parkinson, todas ellas enfermedades relacionadas con el envejecimiento

Los investigadores observaron que al eliminar de la mitocondria la proteína SIRT1, conocida como sirtuína-1, se aceleraba el envejecimiento de los ratones, animales usados en el estudio. Por el contrario, al aumentar los niveles de la coenzima NAD+ se  lograba revertir algunos de los signos del envejecimiento en los mismos roedores. Asombrosamente, los roedores que anteriormente tenían 2 años, después de la inyección de NAD+ pasaban a presentar síntomas de haber rejuvenecido radicalmente: comenzaban a parecer ratones de solo 6 meses.

A pesar de ser una investigación realizada completamente en ratones, abre nuevas posibilidades en la medicina anti-envejecimiento, debido a que podría ser posible que el estudio se trasladara a nivel clínico en humanos el próximo año. Cuando eso ocurra, podremos conocer si, efectivamente, los mecanismos estudiados en roedores pueden ser comparables a los seres humanos.

vía Sean Dreilinger (foto)

fuente Cell

temas