A los peludos mamuts no les gustaba ir a ligar en bola.

La ciencia todos los días nos descubre nuevos misterios, o por lo menos una nueva explicación a un hecho. En esta ocasión un equipo del Instituto de Biología Evolutiva de Barcelona y la Universidad Pompeu Fabra (ambas ubicadas en Cataluña, España) presentaron un estudio que revela secretos de los ancestrales mamuts.

Gracias a un análisis genéticos de última generación se estudió el genoma mitocondrial de los restos de 143 mamuts, los enormes animales que vivieron hace 50,000 años. El análisis permitió dividir a todos los mamuts de aquel periodo en tres grandes linajes. Este trabajo permite obtener una imagen más completa de la diversidad genética y de la evolución de los mamuts.

Lo más curioso del estudio es que se descubrió que los mamuts machos dejaban a su manada para ir a buscar hembras en celo de otras manadas, de las que se hacían parte si encontraban pareja, por el contrario las hembras nunca dejaban su manada.

“Este hecho explicaría por qué el ADN mitocondrial, que se transfiere exclusivamente por vía materna, está muy estructurado geográficamente en los fósiles”, indicó Carles Lalueza-Fox, parte de la investigación.

La costumbre de que los machos dejen su manada y las hembras nunca lo hagan se extiende hasta la actualidad, debido a que los elefantes modernos actúan de igual forma.

temas