Un grupo de científicos ha descubierto un excepcional comportamiento de apareamiento traumático en las babosas de mar Siphopteron Especies 1.

El estudio es serio y detallado, además de que consiguió ser publicado en la importante revista Proceedings of the Royal Society B. Las babosas son hermafroditas, por lo que poseen tanto aparatos reproductores masculinos como femeninos, justo por esto es que más de un investigador ha encontrado apasionante estudiar la manera en que se reproducen estos seres.

La investigación explica que el apareamiento de las babosa de mar comienza paulatinamente, para el ojo humano parecería casi tierno. Segundos después de iniciar el juego del cortejo, las dos criaturas juntan sus cuerpos, enlazándose como dos amantes apasionados. Pero momentos después ambos ejemplares intentan apuñalarse mutuamente en la cabeza, con un apéndice parecido a un estilete que les sale del pene.
 

Siphopteron-Especies-1-2
Una típica secuencia de apareamiento entre babosas

Con este acto agresivo, inyectan sustancias químicas en el cuerpo de su pareja directamente en el cerebro, tratando de cambiar la conducta del otro en su propio beneficio. De acuerdo con el reporte de la BBC, esto sería el equivalente del mundo animal de drogar o emborrachar a una chica para abusar de ella. La consecuencia de un apuñalamiento doble es que los animales se quedan bloqueados uno junto al otro durante 40 minutos.

Esta práctica masoquista, de acuerdo con el estudio, se debe a que cada miembro de la pareja rivaliza por desempeñar el papel del macho durante el apareamiento con el fin de ser quien fecunde a más individuos. Tras la inyección de sustancias las babosas apuñaladas ocultan su pene y son reacias a seguir fecundando con éste, por lo que el ejemplar apuñalado se convierte en la hembra.

Las babosas de mar de la especie Siphopteron Especies 1 no son los únicos que inyectan químicos en sus parejas durante la cópula. Sin embargo, los autores de esta investigación apuntan a que es el primer caso hallado que siempre lo hace en la cabeza.

vía BBC

fuente Proceedings of the Royal Society B

temas