No es un secreto que las moscas ven el mundo de forma muy distinta a como lo hacemos los humanos, sin embargo, un estudio reciente afirma que estos insectos también perciben el tiempo más lentamente.

Así lo ha revelado un grupo de investigadores del Trinity College de Dublín (Irlanda), quienes aseguran que la percepción del tiempo en los animales está ligada directamente con su tamaño. De esta forma, un animal pequeño y con rápido metabolismo como la mosca, puede observar los movimientos de su entorno a una escala mucho menor, algo parecido a lo que se ve en la mítica escena de las balas en Matrix.

Para demostrar su teoría los científicos realizaron varios estudios alrededor de un fenómeno conocido como “frecuencia crítica de fusión de parpadeo”, el cual se basa en la velocidad máxima de destellos que un animal puede ver antes de que la luz se mezcle. En otras palabras, es algo parecido a lo que sucede en el cine, donde la proyección de 24 fotogramas por segundo nos da la ilusión de movimiento. Es así como las moscas tienen la capacidad de ver más imágenes en un pequeño lapso de tiempo, lo que hace que puedan reaccionar más rápido, justo como si vieran el mundo en cámara lenta.

Andrew Jackson, profesor de ciencias en el Trinity College, señaló:

“Estamos empezando a comprender que hay todo un mundo de detalles por ahí que solo algunos animales pueden percibir y es fascinante pensar en cómo lo hacen de manera diferente a nosotros.”

Lo interesante del asunto es que al tener una percepción así, los animales también necesitan un cerebro que responda a esa velocidad, pues de otro modo quedarían “ciegos” ante tal cantidad de información pasando frente a ellos (así sucede con algunas especies de escarabajos). Y es justo esto, su cerebro, lo que hace que las moscas puedan responder anticipadamente a cualquier amenaza.

Ahora ya lo saben, la próxima vez que se frustren al intentar darle a una mosca con el periódico, sólo piensen que es como si quisieran dispararle a Neo.

vía Gizmodo

fuente ScienceDirect

temas