El componente activo de los hongos alucinógenos sirvió para tratar a algunos pacientes con depresión.

De acuerdo con los resultados de una investigación conducida por científicos británicos, el componente químico activo de los hongos alucinógenos podría ser de utilidad en el tratamiento de la depresión, esto al parecer debido a sus efectos psicodélicos.

Los investigadores del Colegio Imperial de Londres llevaron a cabo su investigación con una muestra reducida de pacientes, todos clínicamente con depresión desde hace 17.8 años en promedio, sin que ninguno de estos haya respondido a los medicamentos estándar. Y es que en la actualidad, las personas con depresión son tratados con terapia electroconvulsiva o inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), cuya tasa de remisión es de alrededor de 20%.

Para este nuevo estudio, los científicos trataron a 12 pacientes con una dosis oral de psilocibina –el componente activo de los hongos alucinógenos– durante una semana, tras lo cual todos experimentaron una notable mejoría en sus síntomas. Y después de tres meses, un total de cinco pacientes estaban en remisión completa, según destacó el equipo británico en un artículo publicado en la revista especializada The Lancet Psychiatry.

En este articulo, los científicos explicaron que en principio y por seguridad dieron a los pacientes una dosis baja de psilocibina, posteriormente la aumentaron en un equivalente de “una gran cantidad de hongos”. Asimismo, la experiencia duró hasta seis horas, alcanzando un máximo después de las dos primeras, y fue acompañado por música clásica y seguido de apoyo psicológico.

“Eso es bastante notable en el contexto de los tratamientos disponibles en la actualidad”, afirmó Robin Carhart-Harris, neuropsicofarmacologista en el Colegio Imperial de Londres y autor principal del estudio.

Cabe destacar que los autores del estudio no sugieren que la psilocibina deba ser un tratamiento de último recurso para los pacientes deprimidos.

“Nuestra conclusión es más sobria que eso, simplemente decimos que es factible”, dice Carhart-Harris y añade que “podemos dar psilocibina a pacientes deprimidos, y con ello pueden tolerarla. Esto nos da una impresión inicial de la eficacia del tratamiento”.

A su vez, como era de esperase, otros especialistas recibieron con precaución los resultados de esta investigación, y aunque admitieron que es “prometedora, pero no del toda convincente”, por lo que solicitaron realizar investigaciones más grandes al respecto.

vía El Financiero

fuente The Lancet Psychiatr

temas