Hormonas del estrés activan las células tumorales en el cuerpo: estudio

Un estudio publicado en la Science Translational Medicine mostró que las hormonas que produce el estrés pueden reactivas células del cáncer y tumores
Una célula de cáncer de pulmón (coloreada artificialmente). Un posible tratamiento para el cáncer de pulmón provocó la primera prueba en humanos de la edición del gen CRISPR. Crédito: Steve Gschmeissner / SPL

Un nuevo estudio científico publicado en la Science Translational Medicine encontró que las hormonas del estrés, así como los neutrófilos, células inmunitarias del cuerpo humano, pueden propiciar que reaparezcan tumores aún después de tratamientos para combatir el cáncer y eliminar estas mismas.

Este estudio será clave para entender la reincidencia en pacientes con cáncer, que a pesar de los diferentes tratamientos terminan desarrollando más células cancerígenas con el tiempo, ya sea después de quimioterapa o cirugías para retirar tumores.

Las diferentes pruebas que se hicieron para este estudio analizaron la reincidencia de cáncer en ratones de laboratorio, a los que se les puso en situaciones de estrés para mostrar el efecto de algunas hormonas, como la noradrenalina, sobre las células cancerígenas del cuerpo después de terapia.

Los resultados arrojaron que una vez liberada la noradrenalina y otras hormonas que generan las situaciones de estrés, los neutrófilos liberan proteínas S100A8 / A9 y lípidos, causantes de que las células tumorales inactivas despertaran y comenzaran a alojarse en los diferentes tejidos del cuerpo.

De los ratones estudiados, aquellos que recibieron un tratamiento betabloqueante, que inhibe la producción de las proteínas provenientes de los neutrófilos no mostraron signos de células tumorales reactivadas aún después de someterlos a situaciones de estrés.

Esta investigación pretende avanzar en el estudio de cómo actúa el cáncer en los humanos después de que se les administran ciertos tratamientos, ya que también se analizaron 80 muestras de pacientes reincidentes a tumores cancerígenos, los cuales mostraron tener la proteína S100A8 / A9 en la sangre.

Los investigadores plantean hacer pruebas clínicas para desarrollar un tratamiento que proteja a los pacientes que, a su vez, tuvieron un tratamiento para eliminar tumores y células cancerígenas. Para esto, las pruebas de laboratorio tendrán que avanzar antes de pasar a un terreno clínico, pero por ahora parece que los betabloqueantes son una alternativa para quienes salen de un tratamiento contra el cáncer.

ANUNCIO