En una semana sabremos los detalles del descubrimiento.

Desde hace décadas muchos hombres de ciencia dedican su trabajo a estudiar los millones de planetas que circundan las galaxias cercanas con un claro objetivo: encontrar vida extraterrestre. Así es, tiene mucho que descubrir vida alienígena dejó de ser un mero elemento de la ciencia ficción y forma parte de las grandes metas de la ciencia.

Por eso ha levantado mucha expectativa el descubrimiento del exoplaneta LHS 1140b, un pequeño astro que, de acuerdo a los astrónomos de la Universidad de Harvard que forman parte del Proyecto MEarth, sería el mayor candidato a tener en su interior formas de vida complejas.

Los fans de la astronomía bien enterados saben que los exoplanetas de Proxima b y el sistema TRAPPIST-1 son, hasta ahora, los más grandes candidatos para contar con vida compleja. Pero LHS 1140b, ubicado a 39 años luz de la Tierra en la constelación Cetus (el monstruo marino) podría rivalizar con ellos como fuerte candidato para contar en su interior con vida compleja.

LHS 1140b fue descubierto en 2014, es descrito como un planeta rocoso que órbita a la enana roja LHS 1140. Es bastante más pequeño que la Tierra, pero su construcción rocosa es más densa que nuestro planeta. Jason Dittmann, autor principal del descubrimiento, analizó a conciencia las características del planeta con los instrumentos del Observatorio Europeo del Sur (ESO, por sus siglas en inglés). Eso le permitió confirmar el período orbital, la masa y la densidad del planeta.

A pesar de que el estudio completo no se ha publicado (sale el próximo mes en la revista Nature), se ha adelantado que, a pesar de estar mucho más cerca de su sol que la Tierra, se encuentra a una distancia suficiente para considerar que se ubica en una zona habitable, lo que significa que hipotéticamente, podría tener agua en su interior.

“Este es el exoplaneta más sorprendente que he visto en la última década. Difícilmente podríamos esperar encontrar un objetivo espacial con mejores características para realizar una de las mayores misiones en cuanto a la búsqueda de evidencia de vida más allá de la Tierra “, indicó Dittmann en un comunicado.

Aparentemente LHS 1140 y TRAPPIST-1 serán sistemas que darán mucho de que hablar en los próximos años.

fuente ESO

temas