A través de una campaña de crowdfunding, un grupo de científicos logró financiar un proyecto para hacer contacto con un satélite que había sido desactivado hace casi 2 décadas.

En agosto de 1978 la NASA lanzó al espacio el satélite ISEE-3 (International Solar-Environment Explorer), con el objetivo de investigar las emisiones solares y su interacción con el campo magnético de la Tierra. Luego de un tiempo, en 1997 la agencia espacial finalmente decidió terminar la misión y desactivar la sonda.

Ahora, unos investigadores consiguieron “despertar” al satélite después de 17 años de permanecer inactivo en medio el espacio. Esto fue posible gracias a que consiguieron 160 mil dólares por medio de una iniciativa de financiamiento colectivo, con lo que pudieron llevar a tres científicos de la NASA a las instalaciones del Radiotelescopio de Arecibo, en Puerto Rico, donde se realizó la operación. Además, fue necesario localizar los comandos originales y recrear el hardware con el que se controlaba a la sonda espacial.

El plan ahora es reactivar los motores de satélite para dirigirlo a una órbita cercana a la Tierra, lugar en el que podrá seguir estudiando la actividad solar y el paso de algunos cometas. Obviamente, el ISEE-3 ha resentido el paso del tiempo, pues sus baterías ya no funcionan y los científicos tendrán que confirmarse con utilizar la energía que obtengan de sus paneles solares.

Será necesario realizar pruebas durante algún tiempo antes de que el satélite pueda volver, sin embargo, ya se ha dado el primer paso en un interesante proyecto que los propios investigadores creen que tiene un “gran valor educativo y de divulgación pública”.

fuente Space College

temas