También lograron desarrollar material de construcción.

Un equipo conjunto de estudiantes e investigadores del IPN pertenecientes al Centro Interdisciplinario de Investigación para el Desarrollo Integral Regional (CIIDIR), Unidad Oaxaca, utilizaron desechos de agave, la mítica planta de la que nace el tequila, para desarrollar diferentes tecnologías útiles para la comunidad.

De acuerdo con los expertos, Oaxaca produce al año 43 mil toneladas de bagazo (desechos) de mezcal,  material que hasta ahora se desechaba completamente.

Los investigadores del CIIDIR se concentraron en la producción de metano a partir del bagazo del maguey, logrando identificar los microorganismos que ayudaban a facilitar el proceso. Gracias a que  el metano es un biocombustible similar al gas licuado del petróleo, puede ser utilizado en la generación de energía calorífica para consumo de las comunidades locales.

El mismo equipo desarrolló con el mismo bagazo tejas, corcho, cartón y fibra del agave para material de construcción. El proyecto requiere obtener financiamiento para poder realizarse a gran escala y llevarlo a las comunidades.

fuente Conacyt

temas