Con videocámaras ultra sensibles y tecnología GPS, los entrenadores pueden saber las distancias y las velocidades que corren sus jugadores dentro del campo de juego. La FIFA publicó dichos datos, por fin sabremos si correr más nos dará el triunfo.

Este viernes es día de descanso para Brasil 2014; la primera ronda quedó atrás y ahora estamos listos para los octavos de final. Si bien es cierto que los duelos de eliminación directa son la esencia misma del Mundial, la fase de grupo tiene algunas cualidades interesantes para todo buen aficionado.

En los octavos vemos sólo a los equipos históricos o a los que atraviesan por un buen momento, ya no hay espacio para que las selecciones más débiles e ingenuas se enfrenten a escuadras legendarias. Y si bien es cierto que esos partidos no son los más memorables para los aficionados no representados, nos enseñan Mundial tras Mundial que el débil puede pegarle al fuerte de vez en cuando, que once contra once y un balón siempre es un evento impredecible y que el futbol, para los que lo vemos, básicamente nos acostumbra a esperar lo inesperado.

futbol y esfuerzo02

Este mundo de imaginerías y leyendas que es el futbol nos ha llenado de mitos que aceptamos como si fueran hechos comprobados. Por ejemplo, creemos que los que no tienen el balón corren más, o que la técnica individual o la táctica colectiva son más importantes que el esfuerzo físico, o que el equipo chico siempre tiene que desgastarse más ante el equipo grande. Claro que estas afirmaciones no pasan de ser leyendas, hechos casi imposibles de comprobar.

La mayoría de las veces la “tecnología” que nos presentan las televisoras sirve de poco, simplemente pantallas coloreadas que no nos dicen nada del juego. Pero si nos detenemos un momento a revisar los números quizá encontremos algo interesante sobre los mitos que nos hemos construido sobre el futbol.

Recientemente, la FIFA publicó estadísticas relacionadas con la velocidad y la distancia recorrida por equipo en cada uno de los encuentros disputados en este Mundial (la siguiente información corresponde a los datos hasta el partido número 29, disputado el 21 de junio). Finalmente sabremos, ¿los que corren más, ganan más partidos? En general sí, pero parece no haber nada definitivo al respecto. En realidad, aunque percibamos que algunos equipos vienen mejor preparados físicamente que otros o se adaptan mejor al clima; lo cierto es que casi todos corren lo mismo durante un partido.

futbol y esfuerzo04

En promedio, todos los equipos han corrido una distancia de 106.2 km durante un partido. Es cierto que los ganadores, en general, corren más, pero la diferencia no llega ni a dos kilómetros (ganadores: 107.2 km, perdedores: 105.7 km). Sin contar con que hay casos en los que esto no sucede así. Inglaterra, por ejemplo, tuvo un Mundial decepcionante, pero todos percibimos que merecían más, en realidad no jugaron tan mal. Pero las frías estadísticas nos dicen que corrió 107.3 y 104.2 km, respectivamente, en sus partidos contra Italia y Uruguay; mientras que sus rivales recorrieron 110.5 y 105.4 km. En suma, Inglaterra no merecía ganar, corrió menos.

Pero como todos sabemos, las cosas son más complicadas de lo que parece. Cuando vemos a un equipo “chico” como Costa Rica, superar a escuadras legendarias como las de los uruguayos, italianos o ingleses, sentimos cierta satisfacción sombría. Como si disfrutáramos con el fracaso de los triunfadores. Como sea, estas cosas resultan disfrutables porque sólo suceden de vez en cuando. La mayoría de las veces los mismos equipos ganan la Copa y la mayoría de los calificados tienen una historia de reconocimientos. Por eso, que los equipos débiles corran no es suficiente para ganar, necesitan poner algo más, algo como lo que ha puesto Costa Rica.

Sin ir más lejos, el aburrido encuentro entre Argentina e Irán se resolvió por una genialidad propia del mejor jugador del mundo, pero el resto del encuentro bien podríamos tirarlo a la basura. Los argentinos ganaron porque tienen a Messi y porque históricamente han sido mejores que los iraníes, no porque corrieron más. Los jugadores de Oriente Medio dejaron las piernas en la cancha, corrieron la impresionante cantidad de 108 km, mientras que los sudamericanos, favoritos para ganar el partido y candidatos a ser campeones del mundo, sólo recorrieron 100 km. La diferencia entre ambos es una de las más marcadas del torneo, y sin embargo no fue suficiente para que el equipo débil se acercara al fuerte. De la misma manera, Australia recorrió la mayor cantidad de kilómetros en un partido en lo que va del certamen (120.6 km), y no fue suficiente como para siquiera empatar con los poderosísimos y confiados holandeses.

futbol y esfuerzo03

Hay otras cosas que influyen en el rendimiento de un partido. Obviamente si un equipo se queda con un jugador menos por una expulsión, su índice de km recorridos será mucho menor, y la mayoría de las veces esos equipos suelen perder (sucedió así en 4 de los 5 casos hasta ahora dados en el Mundial). La temperatura también tiene implicaciones en el rendimiento físico, con un oscilamiento de poco más de un kilómetro. Es decir, con temperaturas alrededor de los 20° los equipos corren un kilómetro más que en temperaturas mayores a 28°.

Estos datos no matan el aura mágica del futbol, sino que la alimentan. Como se puede ver, correr más, en general, ayuda a ganar partidos, pero la diferencia es mínima. Elementos inmensurables como el esfuerzo, la técnica o el talento valen más que unas piernas de acero y una camisa sudada. De todas formas la fase de grupos representa el esfuerzo máximo para la mayoría de equipos, y un periodo de preparación para los históricos. En octavos las cosas estarán más parejas, y con distancias recorridas muy cercanas entre equipo y equipo, el talento tendrá más peso que nunca. Como ven, correr no es suficiente.

vía The Conversation

fuente 2014 FIFA World Cup Brazil, Live Blog

temas