La línea imaginaria que divide a la Tierra en dos se encuentra 102 metros más al este de lo que la gente piensa.

Todos aprendimos en las clases de geografía la manera en que, en 1884, se decidió dividir a la Tierra por la mitad en líneas semicirculares imaginarias que separan los hemisferios oriental y occidental, además de permitir medir las longitudes en grados para facilitar la navegación, estandarizar los mapas y crear husos horarios. La primera de esas líneas es el meridiano cero, popularmente conocido como el meridiano de Greenwich, debido a que parte del antiguo Observatorio Astronómico Real de Greenwich, ubicado en Londres, Inglaterra.

Por su importancia histórica para la geografía, el punto donde se ubica el meridiano cero se ha convertido en un sitio turístico para los fans de la ciencia, que suelen tomarse fotos en el monumento que marca el sitio exacto donde se estableció que se encuentra el Meridiano de Greenwich en el siglo XIX. Sin embargo, de acuerdo con una reciente investigación científica aparecida en la revista Journal of Geodesy, la ubicación acordada originalmente no representa el autentico punto que divide a la Tierra.

El error se debe a que la tecnología actual es mucho mejor para calcular la longitud que la usada a finales del siglo XIX. El punto original por donde pasaba el meridiano cero se acordó enfocando un telescopio en línea recta hacia una estrella (llamada estrella reloj). El error se produjo porque el telescopio no estaba exactamente en posición perpendicular, debido al piso irregular donde se encontraba ubicado.

Miles de personas visitan cada año el meridiano de Greenwich
Miles de personas visitan cada año el meridiano de Greenwich

Los modernos sistemas GPS satelitales que existen desde 1984 han permitido trazar una línea más precisa, los cuales han determinado certeramente que la línea en realidad se ubica 102 metros al este del monumento, del otro lado del Parque Greenwich, prácticamente al lado de un nada glamouroso bote de basura y una banca pública.

El doctor Marek Kukula, astrónomo del Observatorio Real, indicó que los turistas que buscan encontrar el meridiano cero sólo con la ayuda de su GPS o Google Maps, quedan desconcertados al darse cuenta de que sus dispositivos inteligentes les marcan un punto diferente al famoso monumento. Por lo anterior se ha planteado crear un nuevo marcador dentro del Parque Greenwich para indicar el nuevo meridiano cero.

“Nos la pasamos contando esta historia, explicando que a medida que refinamos las mediciones y contamos con mejor tecnología estas cosas cambian, porque queremos tener los mejores datos posibles. Creo que tener un marcador en el parque sería brillante, para actualizar la historia del meridiano de Greenwich al siglo XXI. Por el momento lo más cercano a un marcador que tenemos es un bote de basura” señaló Kukula.

Los investigadores a cargo del estudio son tajantes en señalar que, aunque la ubicación del meridiano cero se ha movido con las nuevas mediciones, el plano matemático utilizado para medir la Hora Universal (equivalente moderno a la Hora Media de Greenwhich) se mantiene esencialmente sin cambio, así que no hay ningún efecto real por esto.

El doctor Kukula indicó que futuras nuevas y mejores tecnologías podrían volver a cambiar el punto exacto donde debería de ubicarse el Meridiano de Greenwich, pero lo mejor de todo es que si eso ocurre o no, en realidad no importa para el día a día.

vía The Independent

fuente Journal of Geodesy

temas