La sal habría quedado en la superficie luego de la evaporación de hielo.

Desde hace varios meses, los astrónomos han estado intrigados por unas imágenes que muestran unos extraños y brillantes puntos en la superficie de Ceres, el planeta enano orbita en el cinturón de asteroides que está entre Marte y Júpiter. Ahora, un nuevo estudio publicado en la revista Nature, revela cuál podría ser el origen de esas inusuales luces.

Según la investigación, los puntos brillantes podrían ser en realidad un tipo de sal –que se refleja son el Sol–, muy probablemente sulfato de magnesio hidratado (también conocido com hexahidrita). Estos bancos de sal habrían quedado en la superficie como producto de la evaporación de hielo, el cual quedó expuesto tras el impacto de los asteroides.

Los científicos responsables del estudio, encabezados por el alemán Andreas Nathues del Instituto Max Planck para la Investigación Solar, basaron su estudio en los datos recolectados por la sonda Dawn de la NASA. Gracias a los instrumentos a bordo de la nave, sabemos que en la superficie de Ceres se encuentran unas 130 manchas brillantes, la mayoría ubicadas en el cráter Occator, que tiene un diámetro de 90 kilómetros.

Ya anteriormente se había manejado la posibilidad de que se tratara de hielo o de algún tipo de sal acumulada, así que no sería raro que esto último terminara por confirmarse. Ahora la NASA espera que Dawn siga acercándose al planeta enano para obtener más información y otras imágenes, las cuales puedan servir para aclarar de una vez por todas el misterio.

fuente NASA

temas