Un estudio comprueba que estos homínidos no eran Homo sapiens.

En el 2004 se descubrieron en la Isla de las Flores, Indonesia, los huesos fosilizados de un grupo de homínidos que desconcertaron a la comunidad científica. Se trataban de seres que vivieron hace aproximadamente 15,000 años, de no más de un metro de estatura, que además tenían un pequeño cerebro, similar al de un chimpancé.

En ese entonces los especialistas no se ponían de acuerdo si los restos correspondían a Homo erectus que, para adaptarse a su entorno, se encogieron; Homo Sapiens con una enfermedad genética que les afectaba el cerebro; o una nueva y desconocida especie.

Los seres fueron nombrados oficialmente como Homo floresiensis (Hombres de las flores), pero popularmente se les conoce con el apodo de “Los Hobbits”, en honor a los personajes de J.R.R. Tolkien.

homo-flor
Supuestamente así eran los Homo floresiensis

Después de más de 10 años de su descubrimiento, finalmente un equipo de investigadores de la Universidad de Versalles-San Quintín concluyó que “Los Hobbits” no eran Homo Sapiens.

Los especialistas realizaron una extensa microtomografía de alta resolución al cráneo mejor conservado de un Homo floresiensis, y comprobaron que no presenta ningún signos de patologías conocidas en los Homo Sapiens, ni algunas características propias de la especie. Los científicos indican que este “Hobbit”, contaba con todas las características normales de los homínidos, aunque con hiperostosis frontal interna.

Ahora que se comprobó que no son Homo Sapiens genéticamente enfermos, basta descubrir si son una versión “achaparrada” de los Homo erectus, o una autentica especie diferente que desapareció en el transcurso de los años.

fuente Phys

temas