Revelan el rostro de un ancestro humano de 3.8 millones de años de antigüedad

El antiguo cráneo descubierto en Etiopía sugiere que el árbol evolutivo de ancestros humanos a es más desordenado de lo que imaginábamos.
(Foto: Cleveland Museum of Natural History)

En Etiopía se descubrió un cráneo “notablemente completo” perteneciente a un ancestro humano temprano que vivió hace 3,8 millones de años. Esta es la primera vez que se encuentra un cráneo perteneciente a Australopithecus anamensis y el descubrimiento arroja luz sobre la historia evolutiva de los primeros antepasados ​​humanos.

También te recomendamos: Inteligencia artificial encuentra ancestro perdido de la humanidad

Los investigadores han estado trabajando en el estudio del Proyecto de Investigación Paleoantropológica Woranso-Mille en el estado regional de Afar de Etiopía durante 15 años. El 16 de febrero de 2016, se descubrió la mandíbula superior. Buscaron en el área más piezas durante 16 horas y recuperaron el resto del cráneo. El miércoles se publicó un análisis detallado del cráneo en la revista Nature.

“No podía creer lo que veía cuando vi el resto del cráneo”, dijo Yohannes Haile-Selassie, autor del estudio y curador de antropología física en el Museo de Historia Natural de Cleveland. “Fue un momento eureka y un sueño hecho realidad. Este es uno de los especímenes más importantes que hemos encontrado hasta ahora lejos del sitio “.

El cráneo, denominado MRD, representa el ancestro humano temprano conocido como Australopithecus anamensis que vivió entre 3.9 y 4.2 millones de años atrás. Es el antepasado de Australopithecus afarensis, al que pertenecía el famoso esqueleto de Lucy, y se cree que dio origen a nuestro género, Homo. Afarensis llegó más tarde, viviendo entre 3 y 3.8 millones de años atrás.

(Foto: Cleveland Museum of Natural History)

El cráneo MRD se encontró a casi 55 kilómetros al norte de donde se recuperó el esqueleto de Lucy en 1974. Un equipo internacional de geólogos, paleobotánicos y paleoantropólogos ayudó a determinar la edad del cráneo al estudiar el hábitat donde se encontró.

El cráneo de anamensis, que probablemente pertenecía a un hombre, fue transportado a poca distancia río abajo después de su muerte y enterrado por sedimentos en un delta, según Beverly Saylor, co-autora del estudio y profesora de estratigrafía y sedimentología en la Universidad Case Western Reserve.

“MRD vivía cerca de un gran lago en una región que estaba seca. Estamos ansiosos por realizar más trabajo en estos depósitos para comprender el entorno del espécimen MRD, la relación con el cambio climático y cómo afectó la evolución humana, en lo posible “, dijo Naomi Levin, coautora del estudio de la Universidad de Michigan.

Anteriormente, los investigadores creían que la Anamensis, que sólo se conocía previamente a partir de fragmentos óseos aislados, murió y dio lugar a Afarensis. Pero el descubrimiento del cráneo revela que las dos especies probablemente se superpusieron y coexistieron durante al menos 100,000 años.

Esto desafía la idea de que los antepasados humanos evolucionaron de manera lineal.