Aunque todavía no se usará la nave para detectar ondas gravitacionales, el lanzamiento de ésta es el primer paso.

Hace casi 100 años las ondas gravitacionales fueron predichas como parte de la teoría de la relatividad de Albert Einstein. Más adelante en este 2015, la Agencia Europea Espacial (o ESA, por su nombre en inglés) lanzará al espacio la LISA Pathfinder, una nave demostradora.

Primero, las ondas gravitacionales son fenómenos físicos que se generan con acontecimientos cataclísmicos (como galaxias fusionándose). Estas ondas, aunque se generan a partir de sucesos inmensos, provocan perturbaciones muy pequeñas en el tejido del Universo. ¿Por qué son importantes? Detectar estas ondas aumentaría enormemente la comprensión que se tiene del universo, pues, según científicos, se podría “escuchar” al universo.

Pero todavía no empezará la misión para detectar las ondas gravitacionales. Primero se realizará otra misión. Cuando se haga el despegue con un cohete Vega, los instrumentos dentro del vehículo medirán cambios por minuto entre dos objetos de prueba. Si los instrumentos funcionan como deberían, entonces se usarán para detectar ondas gravitacionales.

La LISA estará en órbita 8 semanas después del lanzamiento en noviembre de este año. Tras eso orbitará 6 meses en demostración tecnológica. Si son tan precisos los instrumentos como la ESA tiene planeado, los pondrán en uso para la misión L3, dedicada a ondas gravitacionales. Sin embargo todavía falta porque la fecha tentativa para comenzar la misión es hasta el 2034.

fuente ESA

temas