La imagen deja ver que la roca espacial tiene un color gris uniforme.

El mes pasado la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en ingles) dio a conocer una imagen que supuestamente mostraba el cometa “67P/Churyumov-Gerasimenko” a color. Sin embargo, parece que el tono rojizo de la roca en la fotografía no era del todo exacta, al menos no para el ojo humano.

La ESA acaba de publicar una nueva imagen tomada por el instrumento OSIRIS de la sonda Rosetta, la cual muestra al cometa 67P tal y como lo veríamos a simple vista. Así, el “verdadero” color de la roca no es otro que un simple y uniforme gris, muy parecido al que muestran las fotos de la superficie lunar.

Para conseguir el tono exacto de la roca fue necesario superponer imágenes tomadas mientras el cometa se movía en el espacio, y luego pasarlas a través de filtros centrados en longitudes de onda color rojo, verde y azul. Y es que a pesar de que el cometa refleja más la luz roja que el resto, lo científicos descubrieron que para el ojo humano no se vería como una piedra roja.

Los investigadores se dicen sorprendidos ante la uniformidad del color de 67P, ya que el hielo en la superficie debería aparecer en un tono más claro bajo el filtro azul, como unos parches de ese color sobre el terreno grisáceo. Para los científicos, el color del cometa demuestra que está cubierto de algún tipo de polvo oscuro.

Cometa-67P-2

fuente ESA

temas