Las operaciones para aumentar el tamaño del pene no funcionan, según un estudio

Investigadores británicos estudiaron el caso de más de 1,000 hombres que se sometieron al procedimiento.
(ajcespedes/Pixabay)

¿Te llaman la atención esos Ads que te salen cuando estás viendo páginas “que no deberías” y que hablan sobre agrandar el pene? De una vez te decimos que no es una buena idea. De acuerdo con The Guardian, un grupo de médicos expertos (todos británicos) aseguran que los procedimientos para incrementar el tamaño del órgano reproductor masculino no funcionan.

Los expertos señalan que además son ineficaces, arriesgados y dejan a muchos hombres con cicatrices físicas y psicológicas. Según los investigadores existe una evidencia “escasa” de que la gama de procedimientos a los que se someten los hombres en un intento por agrandar su pene produzca un buen resultado.

Los tratamientos conllevan un alto riesgo de complicaciones, incluido el adormecimiento permanente del pene y la mayoría de los hombres que se someten a la extensión del pene no están satisfechos con los resultados, señalan los investigadores británicos, sobre todo porque en muchos casos sufren deformaciones en el miembro. Lo más sorprendente es que, entre los sujetos que se realizaron operaciones de este tipo, varios de ellos tuvieron como resultado final un acortamiento del pene.

Los resultados de la investigación fueron publicados en la Sexual Medicine Reviews y Gordon Muir –un urólogo del hospital King’s College de Londres e investigadores del Instituto de Psiquiatría, Psicología y Neurociencias del King’s College de Londres– señala en el estudio que la investigación:

“…encontró que los resultados generales del tratamiento fueron malos, con bajos índices de satisfacción y un riesgo significativo de complicaciones mayores, que incluyen deformidad del pene, acortamiento y disfunción eréctil”.

Los investigadores revisaron 17 estudios previos y evaluaron 21 tipos diferentes de procedimientos, tanto quirúrgicos como no quirúrgicos, realizados en 1,192 hombres en Gran Bretaña y en el extranjero. Los dos procedimientos más comunes incluyen inyecciones de rellenos dérmicos en el pene y una operación llamada incisión de ligamento suspensorio, en la que el cirujano realiza un corte por encima del pene y divide el ligamento que lo ancla.

El estudio asegura que:

“Muchos hombres que desean someterse a procedimientos de agrandamiento del pene tienen un pene de tamaño promedio, pero creen que su tamaño es inadecuado. Lamentablemente, algunas clínicas parecen ignorar esto. Los cirujanos en el sector privado no deberían hacerlo. Está mal en todos los niveles”.

Eso no es todo, el procedimiento de agrandamiento del pene es relativamente sencillo y cuesta cerca de 3,000 libras (aproximadamente 74,491 pesos) en Reino Unido, pero algunas clínicas privadas llegan a cobrar hasta 40,000 libras (993,286 pesos), asegura Muir. Y la situación es similar en otros países.

Un número desconocido de hombres que buscan este tipo de tratamiento tiene un trastorno dismórfico corporal o un trastorno de disfunción del pene, los cuales implican una insatisfacción obsesiva con su apariencia.