La ciencia podría demostrar con este experimento que el tamaño sí importa cuando se trata de la fidelidad.

Peter Bøckman, científico de la Universidad de Oslo, sostiene que existe una correlación entre la fidelidad y el tamaño de los testículos de un macho. Para corroborar su tesis, él y un equipo de investigadores estudiaron a un grupo de primates y encontraron que existe un vínculo entre el tamaño de los testículo y la fidelidad femenina.

Bøckman afirma que los primates de testículos grandes, como los bonobos, no cuentan con la fidelidad de sus parejas; mientras que los que tienen pequeños testículos, como los gorilas, suelen tener mayor fidelidad por parte de las hembras.

El investigador explica su tesis de la siguiente forma:

“Podemos determinar el grado de fidelidad en las hembras mirando el tamaño de los testículos de los machos. Si los machos no tienen competidores, sólo necesitan suficientes espermatozoides para fertilizar a su pareja sin importar el tamaño de sus testículos, que suelen ser pequeños. Por el contrario, si la hembra tiene varios a su disposición, será inteligente para tener tantos machos como sea posible. En estos casos, los machos desarrollan testículos muy grandes para tener más posibilidades de preñar a la hembra infiel.”

El equipo también estudió a los seres humanos. De acuerdo con los investigadores, los testículos de los seres humanos son más del doble de grandes que los testículos de los gorilas, para ellos esto demuestra que somos una raza infiel por naturaleza. En este sentido, Bøckman declaró en tono jocoso:

“Esto demuestra con abundante claridad la naturaleza de nuestra raza. [Los seres humanos] no somos como los chimpancés, donde la hembra tiene cuatro o cinco parejas sexuales cada vez que están en celo, pero siempre hay una cierta probabilidad de que el vecino o el compañero de trabajo de nuestra esposa tenga los testículos chicos.”

vía Daily Mail

fuente Phys

temas