El pequeño primate vino a este mundo en un zoológico de Inglaterra.

Los gorilas son animales complicados de reproducir en cautiverio, por eso todo nacimiento de una de estas bellas bestias es digno de apreciarse. Pero el caso que aconteció esta semana en el Zoológico de Bristol, Inglaterra, es aun más raro.

Kera, una gorila embarazada, fue diagnosticada con preeclampsia que ponía en riesgo su vida y la de su cría, lo cual complicó tanto su parto que los veterinarios tuvieron que recurrir a David Cahill, un ginecólogo local y profesor de Medicina de la Universidad de Bristol, para que los asistiera en una cesárea al vapor.

“Además de tener a mis propios hijos, este es probablemente uno de los mayores logros de mi vida y algo que nunca olvidaré. Es maravilloso ver cómo Kera y su bebé están bien”, indicó el ginecólogo, quien nunca había asistido a un gorila.

Gracias a que la operación fue un éxito, pudimos conocer a una pequeña cría de 1 kilo de peso que, recién nacido, presentó problemas para respirar. Afortunadamente los médicos pudieron estabilizar al bebé, y se espera que no presente ningún otro problema asociado con el parto.

Ésta sería una de las poquísimas ocasiones en que una gorila a dado a luz a través de una cesárea.

fuente Bristol Zoo

temas