La radiación de Chernobyl es 16 veces más alta por culpa de los incendios forestales

Ninguna de las zonas aledañas fue dañada por el fuego de la zona de exclusión.
Foto: (Getty Images)

El coronavirus es sólo una de las muchas tragedias que han azotado a la humanidad este 2020, pero no podemos olvidar que el año empezó con una ola de incendios en Australia y Brasil, además de otro sinfín de problemas relacionados con el calentamiento global.

También te recomendamos: 5 datos para entender la magnitud del accidente nuclear de Chernobyl

Ahora, de acuerdo con CNN, un equipo de 150 socorristas tuvieron que apagar varios incendios en la zona de exclusión de Chernobyl que abarca 2,600 kilómetros cuadrados. El fuego se presentó cerca de la aldea de Volodymyrivka, pero eso no es todo, según el jefe de servicio de inspección ecológica de Ucrania, Yegor Firsov:

“La radiación está por encima de lo normal en el centro del fuego”.

El funcionario ucraniano explica que los niveles de radiación alcanzaron 2.3 microsieverts por hora en el área del incendio. Esto significa que es 16 veces más alta de lo normal, pues la radición de fondo en esa área es de 0.14. Pero lo peor es que, según las mediciones de Firsov, la radiación es cinco veces más alta que la cantidad máxima permitida.

El acceso a la zona de exclusión sigue restringido desde el accidente nuclear de 1986 para evitar la propagación de materiales contaminados y proteger la salud humana. Lo más interesante es que sin humanos, la naturaleza ha regresado a una gran parte del área y, al parecer, los incendios forestales ahora son cosa cotidiana dentro del área.

El mayor de los incendios, describe el jefe de inspección ecológica, mide 202,343 kilómetros cuadrados de tamaño y requiere un esfuerzo de 124 bomberos y 42 pipas de agua, mientras que el más pequeño mide 48,562 kilómetros cuadrados.

Por fortuna los suburbios no se han visto afectados por el fuego, y Firsov aseguró a los residentes que todo está bajo control y no deben tener miedo de abrir sus ventanas y ventilar sus hogares durante la pandemia de COVID-19. Otra cosa más, el funcionario ucraniano asegura que los incendios son producto de la actividad humana.