La cuarentena por el coronavirus está ayudando a que no se extingan las tortugas de todo el mundo

Sin turistas no hay consumo ilegal de tortugas, sin consumo ilegal las tortugas se salvan. Por ahora.

Fuera del meme, los seres humanos quizá seamos lo peor que le ha pasado al planeta. No en términos moralistas, sino porque lo hemos conquistado y arrasado todo, incluyendo a las otras especies que viven aquí. Y ahora que todos estamos encerrados en nuestra casa por el coronavirus hemos visto cómo nuestras actividades afectan a otras especies, como las tortugas. Pues con los turistas fuera de las playas de todo el mundo, las tortugas desovan tranquilamente y así evitan su completa extinción.

También te recomendamos: Un tigre da positivo en coronavirus en un zoológico de Nueva York

Hace unos días el gobierno de Brasil anunció que en en el ayuntamiento de Paulista, cerca de la capital del país, nacieron 97 tortugas carey (Eretmochelys imbricata), una de las especies de tortugas en mayor peligro de extinción. Además de que se comercian de forma ilegal para consumo humano, el caparazón de las tortugas carey es usado para tallas dijes y artesanías. Según WWF, de cada mil tortugas que nacen, solo una llegará a su etapa adulta.

Pero Brasil no es el único país cuyas playas están relativamente vacías por la cuarentena. En la India estos simpáticos animales también han vuelto a la arena a desovar y ver nacer a sus crías de forma tranquila. Se trata de tortugas oliváceas (Lepidochelys olivácea), que se ven en peligro debido al robo de huevos  y la pesca ilegal.

El nacimiento de tortugas en todo el mundo también es un espectáculo que los turistas adoran observar, sin importar que la presencia de seres humanos pueda molestar a estos animales. Con las playas vacías al menos durante estos meses pueden vivir un poco tranquilas. Por ahora.