Kepler 78b es un planeta que se encuentra fuera del sistema solar y que comparte prácticamente el mismo volumen y  masa que la Tierra. Al parecer, también es un planeta rocoso hecho fundamentalmente de minerales como el hierro. A pesar de sus coincidencias con la Tierra, no puede albergar la vida como la conocemos dada su cercanía a la estrella que la acoge.

Kepler 78b es un planeta caliente como el infierno, pero que guarda muchas similitudes con nuestro planeta. Por ejemplo, cuenta con 1.7 veces la cantidad de masa de la Tierra, y tiene un radio de 1.2 respecto ella. Asimismo, es un planeta sólido. Se encuentra a unos 400 años luz de nosotros en la constelación de Cygnus y tarda unas 8.5 horas en dar la vuelta a la estrella que la hospeda (eso explica por qué es tan caliente).

El descubrimiento se llevó a cabo gracias al telescopio espacial Kepler, el cual monitorea simultáneamente a 150 mil estrellas. La idea es identificar planetas o cuerpos celestes que se colocan entre la Tierra y esas otras estrellas, lo que causa cierta “sombra” perceptible desde nuestro planeta. Este telescopio es capaz de determinar la masa, y con algunos cálculos también el volumen y de qué está hecho.
 

Comparación entre la Tierra y Kepler 78b. Fuente NASA
Comparación entre la Tierra y Kepler 78b. Fuente NASA

Según Natalie Batalha, científica de la misión Kepler, estas técnicas de investigación espacial pueden ser la semilla para encontrar en el futuro evidencias de vida en otros planetas.

fuente NASA

temas