Una sentencia histórica acaba de sentar un precedente positivo, de acuerdo con ambientalistas.

Hoy se acaba de dar a conocer una resolución legal sin precedentes, dictada por el juez Hans Hofhuis, en un tribunal de La Haya. El tribunal atiende una demanda interpuesta por Urgenda, una organización ciudadana que ha cuestionado fervientemente la poca disposición del gobierno de Holanda por combatir la contaminación en ese nación. En el 2013 la organización entabló la demanda, apoyados con 900 firmas ciudadanas, argumentando que el Estado no estaba realizando los esfuerzos necesarios para combatir la contaminación del aire.

La sentencia dada a conocer ordena de forma categórica al gobierno holandés, encabezado por el primer ministro Mark Rutte, a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en al menos un 25% para el 2020. Al explicar los motivos de la resolución, el tribunal argumentó que las autoridades gubernamentales de cualquier país “tienen la obligación primordial de cuidar de sus ciudadanos”, por tanto, proteger la calidad del aire debe de ser una de sus principales prioridades.

“El cambio climático está causado por las emisiones de gases contaminantes, y ello supone graves riesgos, incluyendo los relacionado con el aumento del nivel del mar y la alimentación. Es responsabilidad del Gobierno proteger a los ciudadanos de ello, así como vigilar las emisiones contaminantes es responsabilidad del Estado”, indicó el juez Hans Hofhuis, al dar a conocer la sentencia.

Inicialmente Urgenda pedía que las emisiones de dióxido de carbono en Holanda se redujeran hasta el 40% en el 2020, argumentando que es el nivel necesario establecido por diversos grupos de científicos de la ONU. Sin embargo, Marjan Minnesma, directora de Urgenda, indicó que están satisfechos por la decisión del juez, a pesar de no conseguir su objetivo de forma total.

“Los Estados tienen que proteger a los ciudadanos. Si los políticos no lo hacen por sí mismos, son los tribunales los que tienen que ayudar a los ciudadanos”, dijo Minnesma.

La sentencia marca un precedente internacional positivo en la búsqueda por mejorar la calidad del aire.

fuente Urgenda

temas