El fenómeno fue reportado por astrónomos australianos y es uno de los pocos eventos de este tipo que se tienen registrados.

Por primera vez se ha conseguido captar una señal de radio proveniente del espacio, justo en el momento en que se producía. Dicha señal fue registrada en primera instancia por el telescopio Parkes en Australia, y luego por al menos otros doce telescopios alrededor del mundo durante unas siete horas. Aún no es posible determinar el origen de este misterioso fenómeno, pero se estima que está a unos 5,500 millones de años luz de la Tierra.

Este tipo de señales masivas son conocidas como Fast Radio Burst (o Pulsos de Radio Ultrarrápidos) y comúnmente duran sólo milisegundos. Según la investigadora Emily Petroff, de la Universidad Swinburne de Melbourne, pese a la poca duración del pulso de radio, la energía que éste contenía era incluso similar a la que produce el Sol en un día. Este tipo de señales ya se habían reportado antes, siendo el primero en 2007, cuando de forma accidental un grupo de astrónomos repasaba miles de datos recabados. A partir de ese momento, se han reportado nueve ondas más de este tipo, sin embargo, hasta ahora se habían detectado meses o incluso años después de su emisión.

Los científicos australianos tienen el deseo de descubrir cuál es el origen de estos pulsos, y es por ello que han desarrollado la tecnología que les permitió detectar este descubrimiento en tiempo real. Ahora continuarán su investigación recabando señales y datos de este último fenómeno, para finalmente poder saber qué es lo que los ocasiona.

De ser encontrada la fuente de origen, ésta podría ayudar a calcular la densidad del medio interestelar y sus cambios a través del tiempo, por primera vez. Gracias a esta información resultará mucho más fácil llegar a una conclusión de las teorías acerca de cómo ha evolucionado el universo.

vía New Scientist

fuente CSIRO

temas