Escroto le crece hasta las rodillas por no ir al doctor en 30 años

El tamaño del escroto creció de forma descomunal al no recibir atención médica durante 3 décadas.
(Katherine Dowd)

Un hombre de 43 años de Panamá acudió al hospital presentando fiebre, taquicardia e inflamación y drenaje crecientes de su escroto a un nivel pocas veces visto en la historia de la medicina. El tamaño gigantesco del escroto no se dio poco a poco, sino que fue creciendo paulatinamente hasta que la hinchazón masiva le impidió caminar sin usar un andador, “y confiaba en su madre para la mayoría de sus necesidades diarias”.

De acuerdo a los médicos que lo atendieron, el paciente había sufrido la inflamación escrotal durante las últimas tres décadas sin que en algún momento hubiera buscado tratamiento médico. ”No tenía antecedentes urológicos previos y solo una cirugía previa fue una reparación de hernia diafragmática cuando era niño”.

Todo esto derivó en un linfedema crónico masivo del escroto, un bloqueo en el sistema linfático que impide que el líquido linfático se drene, causando una acumulación de líquido e hinchazón. Los doctores además le diagnosticaron gangrena de Fournier , un tipo de fascitis necrotizante (o infección carnívora) quie suele ser potencialmente mortal.

Preocupado por el riesgo de sepsis y carne podrida, fue llevado a cirugía para desbridamiento de emergencia de su piel escrotal infectada. Los cirujanos encontraron necrosis de grasa debajo de su piel, así como otras heridas abiertas.

“El intento de colocación del catéter resultó ser difícil debido a un pene enterrado, pero se logró con éxito mediante un procedimiento de hendidura dorsal” escribieron los doctores en un paper publicado esta semana en Science Direct.

Cinco días después de que los doctores retiraron todo el tejido infectado y lo llenaron de antibióticos, aún tenían problemas para cambiar el vendaje del área porque producían mucho dolor al paciente al hacerlo, por lo que tomaron la decisión de quitar todo el escroto. Luego, los cirujanos cosieron el área escrotal usando un injerto de piel hecho de malla.

Luego, el paciente se sometió a una cirugía para reducir su hernia y, luego de la operación, fue dado de alta dos días después a un centro de rehabilitación. Un seguimiento 4 semanas después descubrió que estaba “curando bien con resultados cosméticos y funcionales satisfactorios”. Los médicos estaban satisfechos con el enfoque adoptado en este caso, confiando en que minimizaba el trauma experimentado por el hombre.

“Con este plan de tratamiento, el desbridamiento inicial seguido de una reparación por etapas en el día 3 y el día 8, el paciente se salvó del cuidado prolongado de la herida, cambios dolorosos de apósito, sin sacrificar los resultados cosméticos y funcionales”, concluyeron los autores

Pueden ver la imágen del escroto del paciente cuando llegó al hospital en este link y cómo quedó después de la operación en este otro. Son imágenes que podrían herir sensibilidades, así que les recomendamos precaución.