Los elefantes blancos están evolucionando para perder sus colmillos

La causa de este cambio se debe a los cazadores furtivos, que matan a los elefantes por el marfil de sus colmillos.
(National Geographic)

Todo parece indicar que los elefantes blancos de Mozambique están evolucionando a marchas forzadas para perder sus colmillos, o al menos eso es lo que han dejado ver recientes investigaciones de científicos africanos que afirman que la causa de esto sería la caza furtiva. Los elefantes se están adaptando a su entorno para sobrevivir.

Los elefantes que lograron sobrevivir a la guerra civil de Mozambique, que en 15 años mató al 90% de los especímenes por el marfil o para alimentar a las tropas, no tienen colmillos en su mayoría. La generación de hembras nacida después de la guerra que terminó en 1992, nunca desarrolló colmillos. Lo normal es que entre 2 y el 4 por ciento de las elefantes africanas no los tuviera.

Normalmente, los cazadores prefieren a los machos, pues sus colmillos son más grandes y pesados que los de una hembra, pero una vez que se desgasta la población de machos los cazadores van por las hembras, así que la siguiente generación comienza a tener crías sin colmillos.

Esta tendencia sin colmillos tampoco se limita a Mozambique. Otros países con un historial importante de caza furtiva de marfil también experimentan cambios similares entre las hembras sobrevivientes y sus hijas. En Sudáfrica, el efecto ha sido particularmente extremo: el 98 por ciento de las 174 hembras en el Parque Nacional Addo Elephant presuntamente no tenían colmillos a principios de la década de 2000.

“La prevalencia de la falta de colmillos en Addo es verdaderamente notable y subraya el hecho de que los altos niveles de presión por la caza furtiva pueden hacer más que simplemente eliminar a los individuos de una población”, dice Ryan Long, ecologista del comportamiento en la Universidad de Idaho.

Las consecuencias de cambios tan dramáticos en las poblaciones de elefantes apenas están comenzando a ser exploradas. Los colmillos son más que un adorno, en esencia son dientes demasiado crecidos que usan para excavar en busca de agua o minerales vitales en el suelo, descortezar árboles para asegurar alimentos fibrosos y ayudar a los machos a competir por hembras, entre otras prácticas de su vida diaria.

El trabajo que hacen con sus colmillos es vital no sólo para los elefantes, sino para otras especies también. Ciertos lagartos, por ejemplo, prefieren hacer sus hogares en los árboles maltratados o derribados por los elefantes de navegación. Si los elefantes cambian, su entorno cambia y esto podría no ser tan benéfico a la larga.

Los científicos están investigando en el ADN de la especie para descubrir cómo es que están cambiando tan rápido y trabajando para que se termine con la caza furtiva y la venta de marfil.