¿Cuáles son las diferencias entre una bomba atómica y una bomba nuclear?

A veces las confundimos, pero aquí te explicamos sus diferencias

Bomba atómica, bomba nuclear: ¿que no son lo mismo? Es fácil confundirlas, y en gran medida porque los nombres con las que las conocemos son algo imprecisos. Te presentamos esta nota para clarificar un poco las diferencias y señalar las características de cada bomba.

Entonces hay que empezar con los nombres. Mientras que a la bomba atómica se le conoce científicamente como bomba de fisión, a la bomba nuclear (o termonuclear) se le conoce como bomba de fusión. Y esto por una sencillo motivo: ambas bombas funcionan con base en principios que tienen que ver con los átomos de ciertos elementos, pero tienen un funcionamiento distinto. De hecho, y como lo habrás imaginado, los principios que rigen el funcionamiento de cada bomba son básicamente opuestos.

La bomba atómica funciona dividiendo átomos complejos en unos más pequeños, mientras que la bomba nuclear une átomos pequeños formando otros más grandes.

Al principio de dividir los átomos se le conoce como fisión nuclear. Si quieres saber más al respecto puedes hacer click aquí.

(Imagen: CW)

Por otro lado, al principio de unir átomos simples para formar otros más grandes se le conoce como fusión nuclear. Y de hecho es un proceso que experimentamos día a día. El sol por ejemplo produce su luz y energía por medio de la fusión nuclear. En su centro que está a 17 millones de grados Celsius de temperatura los átomos se fusionan debido a la presión y al calor.

Entonces, la bomba de fisión divide los átomos, mientras que la bomba de fusión (o termonuclear) une átomos pequeños para formar otros más grandes.

Hablando de forma un poco más precisa, digamos que los átomos fusionados son por lo general el deuterio y el tritio (unos componentes del hidrógeno), y al hacerlo forman un átomo más grande, como el de hidrógeno. Por esta razón a la bomba nuclear también se le dice bomba de hidrógeno o bomba H. Al unirse se libera una cantidad de energía. Mientras que la energía liberada con la fisión está limitada a la cantidad de material que sirva para la detonación, teóricamente hablando la energía liberada por la fusión nuclear puede ser infinita.

Este proceso es sumamente complejo de realizar, pues requiere grandes cantidades de energía y equipo especializado que solo algunos laboratorios poseen. Es un proceso común en el centro del sol, y replicarlo en nuestro planeta equivale a tratar de recrear el funcionamiento de nuestra estrella.

Bomba del Zar en octubre de 1961

Continuando con las bombas, aclaremos lo siguiente. Es verdad que son distintas y tienen un funcionamiento propio, pero la bomba termonuclear requiere de la detonación de una bomba de fisión que la catapulte. Y lo necesita por las razones que mencionábamos: el hecho de que se necesita una temperatura y una cantidad de energía muy elevadas para hacer que dos o más átomos se unan. Esa energía es proporcionada por el estallido de una bomba atómica, o bomba de fisión.

Además de la diferencia en el funcionamiento tenemos que las bombas difieren en su potencia destructiva. Para tener una idea hay que considerar lo siguiente: una bomba de hidrógeno probada por la Unión Soviética en 1961 conocida como “la bomba del zar” tuvo una magnitud de 50 megatones (que equivale a 50 millones de toneladas de dinamita), que equivale a 3 mil veces la potencia de la bomba lanzada sobre Hiroshima por Estados Unidos en 1945.

En 2017 se supo que Corea había hecho pruebas nucleares con bombas de hidrógeno, lo  que alarmó a la comunidad internacional. Pero Corea no es el único país que actualmente cuenta con un proyecto atómico. El siguiente mapa te da una idea de los países que actualmente cuentan con proyectos nucleares.

(Imagen: CNN)