Un fármaco de 1957 podría reducir el riesgo de muerte de pacientes con Covid-19

La dexametasona está ayudando a pacientes con casos más severos de Covid-19 a recuperarse.
(Foto: Getty Images)

Hay una posible esperanza para tratar los casos más severos provocados por el Covid-19: la dexametasona, un fármaco descubierto en 1957 y accesible para todos. Esta medicina es un corticosteroide que tiene efectos antiinflamatorios.

Investigadores del Reino Unido realizaron una serie de ensayos clínicos de la dexametasona entre más de 11 mil pacientes y descubrieron que este medicamento puede reducir la mortalidad entre los pacientes que requieren de respiración asistida.

“La dexametasona es la primera droga que mejora la supervivencia en Covid-19”, aseguró el investigador de la Universidad de Oxford y uno de los especialistas detrás del ensayo clínico Recovery, Peter Horby. De acuerdo con él, el uso de este fármaco en los pacientes más vulnerables “es mayor”, por lo que recomendó que “debería administrarse a todos los pacientes en este estado”.

“La dexametasona es barata, disponible y se puede usar desde ya para salvar vidas en todo el mundo”, agregó en un comunicado de prensa.

Si bien indicó los resultados de la investigación aún son preliminares, tal parece que los investigadores confían en que son los suficientemente contundentes para asegurar que “la dexametasona reduce el riesgo de morir en pacientes con complicaciones respiratorias graves”, como indicó el médico de Oxford y otro de los responsables de Recovery, Martin Landray.

El ensayo analizó los casos de 2 mil 104 pacientes que fueron tratados con esta droga y los resultados fueron comparados con los de 4 mil 321 pacientes que recibieron otros tratamientos . La mortalidad se redujo en un 41 por ciento en los enfermos que necesitaban respiración asistida y en un 25 por ciento en los que requerían oxígeno. Sin embargo, las pruebas también demostraron que las personas menos vulnerables, no presentaron ningún beneficio por el fármaco.

La dexametasona reduce las inflamaciones en otros casos médicos y detiene parte de los daños que se originan cuando el sistema inmune se sobreactiva para tratar de combatir el coronavirus. 

ANUNCIO