Descubren fósiles del primer dinosaurio acuático conocido

El reptil gigante usaba su cola para impulsarse al nadar.
(National Geographic)

Durante mucho tiempo los científicos creyeron que los dinosaurios habitaban exclusivamente en entornos terrestres, y que estos gigantes no tenían ninguna habilidad para moverse en el agua. Sin embargo el análisis de restos de un espécimen descubiertos recientemente sugieren que el Spinosaurus pudo haber sido capaz de nadar en los ríos y lagos para atrapar a sus presas. Con esto sería el primer dinosaurio acuático y terrestre conocido, todo un descubrimiento para la comunidad de investigadores y arqueólogos.

También te recomendamos: No sólo fue un meteoro, hay nuevas evidencias sobre lo que extinguió a los dinosaurios

El Spinosaurus aegyptiacus es “uno de los dinosaurios más raros que se han descubierto” según National Geographic. Hasta este momento no se contaba con un esqueleto completo de este espécimen, pero eso cambió cuando una excavación en Marruecos encontró una cola casi completa del dinosaurio. La excavación estuvo a cargo de Nizar Abrahim, arqueólogo de la  Universidad Hassan II de Casablanca, África.

Una investigación publicada en la prestigiosa revista Nature analizó los restos del Spinosaurus y descubrió que este dinosaurio utilizaba su cola para impulsarse en el agua. La cola “de una única e inesperada forma que está formada por espinas neurales extremadamente largas” fue recreada usando un aparato robótico que simuló el movimiento del dinosaurio. De esto concluyeron que

“Los resultados son consistentes con una serie de características aptas para un estilo de vida acuático y una dieta piscívora que anteriormente han sido documentadas para el Spinosaurus.”

Esto marca un parteaguas en el estudio de los dinosaurios, pues con esto el Spinosaurus se convierte en el primer dinosaurio acuático del que se tiene conocimiento. El Spinosaurus aegyptiacus vivió hace cerca de 95 millones de años en el período Cretácico, una época en la evolución en la que varios reptiles habían desarrollado habilidades para vivir en ambientes semiacuáticos.