El extraño animal prehistórico mezcla características de los anfibios y las aves.

Un equipo de paleontólogos, dirigidos por el renombrado Andrea Cau, presentaron un hallazgo increíble: los huesos fosilizados de un extraño dinosaurio, que sería una variante de raptor, pero que tenía características similares a un pato o cisne actual, incluyendo su plumaje. El nombre oficial de este extraño animal es Halszkaraptor escuilliei, y vivió hace 75 millones de años, durante el periodo Cretácico en la zona que actualmente conocemos como Mongolia.

De acuerdo con la investigación, los Halszkaraptor escuilliei eran parte de la familia de los manirraptores, los dinosaurios terópodos, pero el nuevo dinosaurio mongol tenía la característica de que se encontraba en un punto intermedio de evolución que le permitía tener el estilo de vida de un anfibio y características propias de las aves, como su cuello de cisne, poder nadar como un pingüino y andar por tierra como un pato. Es decir, tenía un doble tipo de locomoción: bípeda en la tierra y con propulsión de las extremidades anteriores en el agua; algo nunca antes registrado. Halszkaraptor escuilliei usaba su largo cuello para alcanzar a sus presas, que eran principalmente insectos, peces y crustáceos. Por eso, sería el primer dinosaurio descubierto que era carnívoro y podía nadar.

“Pensamos que el Halszkaraptor era un nadador relativamente lento, que usaba su largo cuello para cazar peces y otras pequeñas presas, tendiéndoles emboscadas”, indicó Andrea Cau.

El cuello de este dinosaurio es desproporcionadamente largo en comparación con el resto del cuerpo, por lo que su centro de gravedad no estaba en sus caderas, como en la mayoría de dinosaurios bípedos, sino desplazado hacia delante. Por eso, para poder caminar fuera del agua sin caerse, tenía que hacerlo con el torso inusualmente erguido, como los pingüinos.

fósil de un extraño dinosaurio en forma de pato.
El fósil en perfecto estado.

De acuerdo con los expertos, el raptor-pato sería el primero de una nueva subfamilia de dinosaurios: los Halszkaraptorinae. Esta especie de quimera de la vida real recibió su nombre como un homenaje a Halszka Osmolska, una paleontóloga polaca especializada en dinosaurios de Mongolia que falleció hace 8 años

Los especialistas recurrieron a técnicas de escaneo de alta resolución para autentificar los restos del Halszkaraptor escuilliei. Posteriormente, los investigadores usaron el acelerador de partículas del Laboratorio Europeo de Radiación Sincrotrón de Grenoble (Francia) para tomarle radiografías y reconstruirlo en tres dimensiones.

fuente Nature

temas