Esta nueva especie de dinosaurio podría ser el eslabón perdido entre los grandes carnívoros del Triásico y Jurásico.

La revista Science dio a conocer que un grupo multinacional de paleontólogos –con representantes de Brasil, Venezuela, Estados Unidos y Alemania– encontraron en Venezuela partes del esqueleto de un dinosaurio carnívoro del que no se tenía registro. El reptil fue bautizado como Tachiraptor admirabilis, o admirable depredador de Táchira, en honor a la ciudad venezolana donde fue descubierto el espécimen.

A pesar de que solo se localizó parte de los huesos de la tibia y la cadera de este animal, se pudo comprobar que era un terópodo, es decir, un tipo de dinosaurio carnívoro bípedo, que media entre 1.5 y 2 metros, prácticamente lo mismo que los seres humanos actuales.

Los huesos descubiertos del Tachiraptor
Los huesos descubiertos del Tachiraptor admirabilis

Lo más sorprendente del hallazgo es la edad que aparentemente tienen los huesos, debido a que este dinosaurio vivió hace aproximadamente hace unos 200 millones de años, es decir un millón de años después de la extinción masiva que marcó el final del período Triásico y el comienzo del Jurásico, un acontecimiento que, al igual que la posterior gran extinción que terminó con todos los grandes reptiles, pudo haber sido provocada por el impacto de un meteoro.

De acuerdo con los investigadores, esta especie recién descubierta puede ser parte de los eslabones que ayudarán a comprender la evolución de los terópodos, que marcaría el enlace entre los carnívoros que vivieron en el Triásico y los que aparecieron en el Jurásico. En pocas palabras, el Tachiraptor podría ser el abuelo de los Allosaurus y los Tyrannosaurus Rex.

Los paleontólogos buscan que se sigan realizando búsquedas de restos en Táchira, una zona poco explorada, en la que podría haber más restos que ayuden a la comprensión de la historia de la evolución de los dinosaurios.

fuente Science

temas