Un nuevo estudio data la existencia de Dickinsonia en 558 millones de años de antigüedad.

Dickinsonia

(Wiki Commons)

Un equipo científico internacional encontró restos de colesteroides (derivados del colesterol) una molécula ubicua en los animales, en un fósil de Dickinsonia con una antigüedad de 558 millones de años, por lo cual puede ser considerado ya el animal más antiguo que se conoce hasta el momento. Pero, esta aseveración no esta exenta de polémica dado que muchos científicos consideran que la dickinsonia no era un animal de verdad, sino un organismo unicelular.

El nuevo estudio, publicado por la revista Science, afirma que este espécimen encontrado cerca del Mar Blanco en el noroeste de Rusia, produjo el colesterol cuando estaba vivo y cómo este sólo puede ser producido por los animales, pues: es un animal.

“Las moléculas de grasa que hemos encontrado en el fósil prueban que estos animales eran grandes y abundantes hace 558 millones de años, millones de años antes de lo que se pensaba”, dijo Jochen Brocks, coautor del nuevo estudio.

Los investigadores encontraron que los biomarcadores (cualquier sustancia que apunta a la presencia de procesos biológicos) lípidos del fósil Dickinsonia apenas estaban presentes en la capa de microbios que rodeaba al espécimen estudiado y que supuestamente les servía como alimento.

“Los científicos han estado luchando durante más de 75 años sobre lo que Dickinsonia y otros extraños fósiles de la biota del Ediacárico fueron: amebas unicelulares gigantes, líquenes, experimentos de evolución fallidos o los primeros animales en la tierra. La grasa encontrada en el fósil ahora confirma que Dickinsonia es el fósil animal más antiguo conocido, resolviendo así un misterio que tiene décadas de antigüedad y que ha sido el Santo Grial de la paleontología” expresó Brocks.

La biota de Ediacara es un conjunto diverso de formas macroscópicas del cuerpo que aparecen en el registro de rocas sedimentarias entre hace 570 millones y 541 millones de años. Reconocidos por primera vez en Namibia y Australia, estos extraordinarios organismos se han encontrado desde entonces en Rusia, China, Canadá, Gran Bretaña y otras regiones.

fuente Science

temas